Administrar


Estadisticas de visitas

EAIV-EU I EL BURKA

grosske | 23 Juliol, 2010 20:34

Des d'EAiV-EU hem fet un pronunciament molt clar sobre el tema del burka.

Val la pena obrir l'enllaç anterior perquè crec que és un bon document que val la pena llegir de dalt a baix

El seu títol és molt significatiu: "EAiV-EU s'alinea amb Amnistia Internacional i el Consell d'Europa en la pol.lèmica sobre el burka". Es, d'altra banda, la mateixa posició que la de Thomas Hammamberg, comissari europeu sobre Drets Humans

Els documents d'Amnistia i la   Resolucio 1743/2010 de l’Assemblea parlamentària del Consell d’Europa de juliol del 2010-07-21 són realment interessants i no massa llargs. Val la pena que els doneu una ullada, tant a la posició d'Amnistia Internacional com a la del Consell d'Europa que podeu trobar íntegres al final d'aquest post

Que quin és el resum de la posició? Idò. per una vegada, no  faré el resum: obriu els enllaços, en sèrio i obriu el document del final. Aquest és un tema MOLT DIFICIL, MOLT DELICAT, amb una enorme CARREGA SIMBOL.LICA i on és molt fàcil patinar. Llegiu els papers complets, plis

Traduccio parcial resolucio Consell d'Europa:

14. Recordando su Resolución 1464 (2005) sobre las mujeres y la religión en Europa, la Asamblea invita el conjunto de las comunidades musulmanes a abandonar toda interpretación tradicional del islam que niegue la igualdad entre hombres y mujeres y limite los derechos de las mujeres, tanto en el ámbito familiar como en el públic. Esta interpretación no es compatible con la dignidad humana y las normas democráticas; las mujeres son iguales a los hombres y deben ser tratadas consecuentemente con ello sin excepción. La discriminación de las mujeres,  basada en tradiciones religiosas o no, es contraria a los artículos 8, 9 y 14 del Convenio europeo de los derechos humanos, al artículo 5 de su Protocolo n° 7, así como a su Protocolo n° 12. Ningún relativismo religioso o cultural puede alegarse para justificar violaciones de los derechos inalienables al ser humano. La Asamblea parlamentaria exhorta pues a los Estados miembros a adoptar todas las medidas necesarias para erradicar tanto el islamismo radical como la islamofobia, de los cuales las mujeres son las primeras víctimas.

15. A este respecto, portar velo por parte de las mujeres, y sobre todo, portar el velo íntegral bajo la forma del burqa o del niqab, a menudo se percibe como un símbolo de sumisión de las mujeres a los hombres, que limita el papel de las mujeres en el seno de la sociedad, limita su vida profesional y obstaculiza sus actividades sociales y económicas. No todos los musulmanes entienden el porte del velo íntegro ni incluso el del pañuelo como una obligación religiosa, pero muchos de ellos ven estas prácticas como una tradición social y cultural. La Asamblea considera que esta tradición podría representar una amenaza para la dignidad y la libertad de las mujeres. Ninguna mujer debería ser por su comunidad o su familia a tener un determinado comportamiento religioso. Todo acto de opresión, secuestro o violencia constituye un crimen que debe ser castigado por la ley. Las mujeres víctimas de estos crímenes deben ser protegidas por los Estados miembros, cualquiera que sea su estatuto, y beneficiarse de medidas de apoyo y recuperacion.

 

16. Esta es la razón por la cual los parlamentos de varios países de Europa preven la posibilidad de prohibir el porte del burqa y del niqab . El artículo 9 del Convenio europeo de los derechos humanos reconoce a toda persona el derecho a elegir libremente tener o no un comportamiento religioso en privado o en público. Las restricciones legales impuestas a esta libertad pueden justificarse cuando resultan necesarias en una sociedad democrática, en particular, por razones de seguridad o cuando las funciones públicas o profesionales de una persona le imponen demostrar neutralidad religiosa o mostrar su cara. No obstante, la prohibición general del porte del burqa y del niqab negaría a las mujeres que lo desean libremente el derecho a cubrir su cara.

 

17. Además, una prohibición general podría tener un efecto contrario, impulsando las familias y la comunidad a ejercer presión sobre las mujeres musulmanes para que permanecieran en sus casas y se limitaran a mantener contactos con otras mujeres. Las mujeres musulmanes sufrirían una exclusión suplementaria si debieran dejar  los establecimientos de enseñanza, mantenerse alejadas de los lugares públicos y renunciaran al trabajo fuera de su comunidad para no romper con su tradición familiar. La Asamblea invita, por lo tanto, a los Estados miembros a elaborar políticas específicas, destinadas a sensibilizar a las mujeres musulmanas sobre sus derechos, a ayudarlas a participar en la vida pública, así como a ofrecerles las mismas posibilidades de llevar una vida profesional y de llegar a una independencia social y económica. A este respecto, la educación de las jóvenes mujeres musulmanes, de sus padres y sus familias es primordial. Es en particular necesario suprimir toda forma de discriminación contra las jóvenes y desarrollar la educación en materia de igualdad entre las mujeres y los hombres, sin estereotipos y a todos los niveles en el  sistema educativo

 

AMNISTÍA INTERNACIONAL

 

Declaración pública

 

Índice AI POL 30/005/2010

 

21 de abril de 2010

 

La prohibición de velos que cubren todo el rostro vulneraría el derecho

internacional de los derechos humanos

 

En los últimos meses se ha registrado en Europa un creciente debate público en relación con el uso de velos que cubren todo el rostro, como el burqa y el niqab, por mujeres musulmanas. Dos países, Bélgica y Francia, están considerando la posibilidad de adoptar disposiciones legales que prohíban este tipo de velos. En Bélgica, un proyecto de ley que se está tramitando actualmente en el Parlamento prohibiría el uso de estos velos en cualquier lugar público. En Francia, una comisión parlamentaria especialmente constituida al efecto ha propuesto que se prohíba a las personas el uso de velos integrales cuando accedan a servicios públicos.

 

Amnistía Internacional cree que estas prohibiciones generales del uso de velos que cubren todo el rostro vulnerarían el derecho a la libertad de expresión y de religión de las mujeres que opten por usar estos velos como expresión de su identidad o sus creencias religiosas, culturales, políticas o personales. Amnistía Internacional insta por tanto a los Estados a no adoptar este tipo de legislación, y pide a los Estados que tomen diversas medidas para garantizar que todas las mujeres pueden ejercer sus derechos libres de coacción, hostigamiento y discriminación.

 

Los Estados tienen la obligación, en virtud del derecho internacional, de respetar los derechos humanos de todas las personas sin discriminación por motivos de raza, color, sexo, lengua, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, nacimiento u otra condición; de protegerlas frente a los abusos contra tales derechos cometidos por terceras partes, incluidos agentes privados en el seno de sus familias o comunidades; y de garantizar que pueden ejercer esos derechos en la práctica.

 

En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, todas las personas tienen derecho a la libertad de expresión y la libertad de manifestar su religión o sus creencias; estas libertades se extienden a la manera en que las personas deciden vestirse. Por consiguiente, los Estados no deben imponer requisitos de aplicación general en cuanto a que las mujeres se vistan o no se vistan de unamanera determinada, y deben proteger a las mujeres frente a la imposición de tales requisitos por terceras partes. Es un error obligar a las mujeres a usar un pañuelo o velo, ya sea por parte del Estado o de agentes no estatales; es un error asimismo prohibir por ley a las mujeres que lo usen.

 

En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y a manifestar las creencias religiosas puede estar sujeto a ciertas restricciones, pero sólo cuando tales restricciones superen una rigurosa prueba en tres aspectos: deben ser prescritas por ley; deben abordar un fin legítimo concreto, permitido por el derecho internacional; y deben ser asimismo necesarias y proporcionadas de forma demostrable para ese fin.

 

Los fines legítimos permisibles son garantizar el respeto de los derechos de otras personas o proteger ciertos intereses públicos (la seguridad nacional o pública, o el orden, la salud o la moralidad públicos). Toda restricción de esta índole debe, además, ser demostrablemente necesaria para ese fin; en otras palabras, como ha afirmado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, debe satisfacer una “necesidad social apremiante”, debe ser la medida menos intrusiva para alcanzar el objetivo legítimo que se persigue, y la injerencia concreta en cualquier caso concreto debe ser proporcionada

 

 Además, tales restricciones no podrán imponerse con fines discriminatorios ni

aplicarse de manera discriminatoria, y no deberán menoscabar el derecho mismo. Tanto el uso como la restricción de símbolos e indumentaria religiosos pueden repercutir de muchas formas distintas sobre el ejercicio de diversos derechos humanos. Esto significa que para evaluar la legitimidad de cualquier restricción es preciso hacer siempre un examen detenido caso por caso, basado en hechos demostrables, no en suposiciones ni especulaciones.

 

Amnistía Internacional no cree que una prohibición de aplicación general del uso en público de velos que cubren todo el rostro sea necesaria ni proporcionada a ningún objetivo legítimo.

 

Algunas restricciones claramente definidas sobre el uso de velos que cubren todo el rostro con fines de seguridad pública serán legítimas. Este será el caso, por ejemplo, del requisito de mostrar el rostro en ciertos lugares de algo riesgo demostrable. Asimismo, será también legítima la exigencia de que las personas levanten sus velos cuando así se les solicite para efectuar comprobaciones de identidad necesarias. Sin embargo, en ausencia de toda vinculación demostrable entre el uso de velos que cubren todo el rostro y las amenazas para la seguridad pública, no se podrá apelar a llamamientos generales a la seguridad pública para justificar la restricción de la libertad de expresión y religión que entrañaría la prohibición completa del uso de este tipo de velos en lugares

públicos.

 

Aunque la protección de la moralidad pública es un fin legítimo para imponer restricciones a la libertad de expresión o la manifestación de la religión o las creencias, esto no permite que se impongan restricciones al uso del velo porque una proporción de la población lo considere inaceptable. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha reiterado en numerosas ocasiones que el derecho a la libertad de expresión incluye formas de expresión “que ofendan, sorprendan o perturben al Estado o a cualquier sector de la población”.

 

Se ha afirmado que la prohibición general de los velos que cubren todo el rostro es necesaria para salvaguardar la igualdad de género y proteger a las mujeres frente a presiones o coacciones para que los usen. Los Estados tienen la obligación de respetar y proteger la igualdad de género y garantizar que todas las personas pueden ejercer libremente su derecho a la libertad de expresión y otros derechos humanos como el derecho al trabajo, la educación y la libertad de circulación. Así pues, los Estados deben tomar medidas para proteger a las mujeres a fin de que no sean presionadas u obligadas a usar este tipo de velos en contra de su voluntad.

 

Cuando se emplea la violencia o la amenaza de violencia para obligar a las mujeres a vestir de una manera determinada, la respuesta adecuada del Estado es intervenir en cada caso concreto mediante el sistema de derecho de familia o de derecho penal. La respuesta del Estado a esta o cualquier otra forma de presión no debe decretar una prohibición generalizada que afecte indiscriminadamente a todas las personas que usen velos que cubren el rostro y les niegue el acceso a muchos servicios esenciales para el disfrute de los derechos sociales y económicos. De hecho, la prohibición general corre el riesgo de ser contraproducente, ya que una medida concebida para proteger a las mujeres frente al hostigamiento y la opresión puede tener como resultado un confinamiento aún mayor.

 

En la medida en que las normas sociales o religiosas que prescriben los códigos indumentarios son un reflejo de la discriminación de las mujeres, el Estado tiene la obligación positiva de adoptarmedidas para prevenir esa discriminación. Pero tales medidas deben centrarse en abordar la propia discriminación y sus causas subyacentes, no sólo sus síntomas. Y tales medidas no deben tener como resultado la imposición de restricciones a las mujeres que ejercen libremente su derecho a la libertad de expresión.

 

Las mujeres que viven en comunidades musulmanas pueden sufrir múltiples formas de

discriminación tanto dentro como fuera de sus comunidades, como mujeres, como musulmanas y como miembros de minorías étnicas. Pretender que se aborda la discriminación en una comunidad imponiendo una medida que es a su vez discriminatoria agrava la discriminación y refuerza la idea de que puede ser legítima. Es probable que tal medida sea ineficaz y contraproducente, y que, en la práctica, las mujeres que usan el velo como respuesta a presiones de la familia o la comunidad

puedan ejercer aún menos otros derechos humanos como el derecho al trabajo, la educación y la libertad de circulación. Los Estados deben examinar de qué modo estas múltiples formas de discriminación por parte del Estado y de agentes no estatales desempoderan a las mujeres, y deben tomar medidas efectivas para abordarlas. Esto exige la elaboración de una serie de medidas de política social y pública en consulta con las mujeres y las comunidades afectadas. Éstas deben incluir medidas para abordar los prejuicios que alimentan la discriminación por motivos de género,religión o etnia y garantizar que las víctimas de esa discriminación tienen acceso a un recurso

efectivo.

 

Las normas jurídicas y sociales que regulan los códigos indumentarios en diversos países y culturas tienen características subyacentes comunes. A menudo tienen repercusiones desproporcionadas sobre las mujeres, cuya indumentaria y apariencia son objeto de una regulación especial porque se consideran la encarnación simbólica de los valores religiosos o culturales de la comunidad. Pueden ser una manifestación de actitudes discriminatorias subyacentes y reflejar el deseo subyacente de controlar la sexualidad y la autonomía corporal de las mujeres, objetivizando a las mujeres y sus

cuerpos. Tanto si son impuestas por el Estado como por agentes no estatales, no sólo afectan al disfrute por parte de las mujeres de su libertad de expresión, sino que también pueden repercutir sobre el ejercicio de otros derechos, como el derecho al trabajo, la educación y la libertad de circulación.

 

Todas las personas tienen derecho a expresar sus creencias, convicciones personales o identidad decidiendo cómo visten. Los gobiernos tienen la obligación de respetar, proteger y garantizar estos derechos mediante la creación de un entorno en el que cada mujer pueda hacer esa elección sin coacción, amenazas ni hostigamiento, sin restricciones que no sean necesarias o proporcionadas para un fin reconocido como legítimo en el derecho internacional de los derechos humanos, y sin repercusiones negativas sobre el ejercicio de otros derechos humanos.

 

Fin/

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS