Administrar


Estadisticas de visitas

DARWIN SIGUE CABREANDO

grosske | 22 Febrer, 2009 11:50

En Serbia y algún que otro país de la vieja Europa hay intentos de reintroducir obligatoriamente en las escuelas las teorías creacionistas. Lo de Estados Unidos, como es sabido, vale más ni comentarlo. Casi doscientos años después, la verdad científica sigue provocando irritación entre los garrulos del mundo entero.

Lo de Copérnico, Kepler y Galileo ya fue una tocada de narices importante. Que si es la Tierra la que gira alrededor del sol, que si las órbitas no son perfectas (oseasé: circulares), que si la distancia a las estrellas es mucho mayor de la prevista. que si patatín, que si patatán... El Belén medieval construído por Dios colocando a la humanidad  como centro y referencia de todas las cosas empezaba a desmoronarse. Cuatrocientos años después la cosa no ha hecho más que empeorar: ahora resulta que la Tierra y el mismo Sol no son más que elementos marginales e insignificantes de una galaxia de a tomar viento la farola que, a la postre, no es más que una esquirla lanzada a velocidad de vértigo por una explosión que sucedió hace 15.000 millones de años. ¡Menuda putada para nuestro ego!.

Darwin, en el plano biológico, recorrió el mismo proceso y encima de una tacada: de productos manufacturados directamente por Dios pasamos a ser el fruto azaroso de azarosas mutaciones genéticas que, casualmente, habían resultado eficientes para la reproducción de la especie. Sus contemporáneos se cabrearon porque entendieron que les decía que venían del mono. Ni te digo como se hubieran puesto si llegan a comprender que lo que les decía, en realidad, es que sus abuelos eran bacterias.

No es de extrañar que los gestores de las grandes religiones anden mosqueados. Los unos, negando la evidencia científica; los otros, más sagaces ellos, explicando que cuando los libros sagrados describen lo negro como blanco no hacen sino recurrir a una licencia poética.

Pero, más allá de estas anécdotas, el tema importante es que, la Ciencia, en estos pocos cientos de años, nos  ha degradado, humillado y desorientado: ser una asociación molecular azarosa surgida en una partícula de metralla condenada primero a ser achicharrada por el Sol y, más tarde, a ser una carbonilla fría e inerte flotando en el espacio no es, precisamente, lo que llamaríamos una bicoca

Entroncando con los panteístas y el pensamiento oriental, ha surgido en occidente un cierto misticismo de la naturaleza que se ubica bien en la salsa darwinista: se identifican con el Hermano Sol, la Hermana Luna, el Hermano Río y la Hermana Ballena y se quedan tan a gusto. Pero olvidan que, a la postre, ni el sol ni la luna, ni el río ni la ballena son más ni mejores que nosotros. La naturaleza - como tal - es más ciega y  despiadada que el más cerril de los trogloditas.

El amor, la compasión, la solidaridad, la belleza, la razón, la ciencia  son productos de la vida consciente a los que el Himalaya, el Amazonas o la más espléndida de las estrellas son absolutamente ajenos. Compartidos en muchisima menor medida por otras especies y virtualmente inexistentes en el resto, estos "productos" son nuestro tesoro. Así que gracias, Darwin, por sacarnos del analfabetismo biológico y nosotros, queridos y queridas, no sé si me explico:  a ser lúcidos, amarnos y deleitarnos con la belleza, que son cuatro días

Comentaris

  1. Darwin

    Y cuando uno-a llega a la serenidad que le proporciona el cruzar el ecuador de su vida,es consciente de que esos "productos"son mutantes y subjetivos,que varían según
    la cultura , la esclavitud de la religión de turno y el país que la haya adoptado para doblegar a sus "queridos" súbditos.Que no tiene los años vividos para perderlos en disertaciones, que debe pisar con fuerza porque cada segundo es irrepe tible y que "solidaridad"es
    tan simple como hacer con el prójimo lo que desearías para tí.Por lo que se vive intensamente aceptándose tal y como una es,queriéndose con sus muchos defectos y alguna que otra virtud.Aprendes a no temer al don de la palabra y a la libertad de usarla cuandos crees y debes (eso es uno de los mayores placeres, casi orgásmico).Al fín y al cabo vivir es saborear aquello que se nos da con gratuidad y la mayoría de los humanos se pasa la vida buscando aquello que jamás le complacerá perdiéndose la satisfacción de repartir lo único que es suyo:su tiempo, su amor y la facultad de usar y repartir ambos. Importa poco de donde procedemos y de que materia estamos hechos pero ya no podemos permitir que nos
    tomen la medida con historias.
    Somos quienes somos y nuestra única obligación es disfrutar de ello.Desgraciadamente hay muchas personas que ven sus facultades aprisionadas dentro de cuerpos maltrechos y mentes torturadas.Tú dices que "son cuatro días"y yo afirmo que es una sucesión encadenada de segundos.

    Carmen Lázaro | 24/03/2009, 01:41
Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS