Administrar


Estadisticas de visitas

RENOVACION Y UNIDAD DE LA IZQUIERDA

grosske | 13 Febrer, 2014 20:03

La renovación de la izquierda transformadora (el resto de partidos merecerían un capítulo aparte) no pasa únicamente, por hacer primarias en cualquiera de sus modalidades,  por convocar referéndums internos, por rotar en los cargos, utilizar las redes, incorporar jóvenes en la dirección y en las candidaturas, promocionar líderes sociales, introducir transparencia en las finanzas, elegir dirigentes que "comuniquen bien"  o  hilvanar un discurso más directo e inteligible.

Si nos quedamos sólo en éso, corremos el peligro de fomentar una falsa modernidad, de quedarnos en un lavado de cara y de provocar, a medio plazo, una nueva frustración.

Renovar la izquierda es todo lo que he dicho antes y, muy  fundamentalmente, llevar hasta sus últimas consecuencias un viejísimo principio: el de que la organización ponga siempre por encima de sus intereses partidistas los intereses de la gente a la que dice defender. Algo que todos suscriben pero dificilísimo de hacer.

A pocos meses de las elecciones europeas y en un contexto de intensísimo sufrimiento social provocado por la crisis, eso quiere decir, unidad: unidad interna y unidad con los otros, unidad real, unidad en torno a programas y luchas concretas

Unidad implica que IU ha de afrontar sus procesos internos - como la nominación de la candidatura europea - sin engolfarse en ellos, sin dividirse por ellos y aprovechando los procesos participativos, allí dónde se implementen, como una forma inteligente de tensionar la organización y conectar con la sociedad.  Y unidad también quiere decir que IU ha de realizar un último esfuerzo, tan intenso y generoso como sea necesario,  para que, el próximo mes de mayo, haya un frente electoral tan amplio como sea posible para hacer frente a la ofensiva neoliberal.

Y, por último, unidad también quiere decir que cualquier fuerza política que, por sectarismo o por cualquier otra razón, sea quien sea y se llame como se llame, ponga sus dibujos tácticos o sus  intereses de partido por encima de la voluntad unitaria, incurrirá en una grave responsabilidad que, más pronto que tarde, le será demandada por la ciudadanía.

La división es respetable si se fundamenta en diferencias programáticas insalvables sobre temas de fondo. Cualquier otra razón no es de recibo en ningún caso y, en estos momentos, menos que nunca

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS