Administrar


Estadisticas de visitas

MAPAU : LAS MIL CARAS DE LA CORRUPCION

grosske | 09 Desembre, 2013 20:56

Hoy se han sentado en el banquillo tres funcionarios de la Comunidad Autónoma de las Baleares por un presunto delito cometido en 1998!!!. La fecha - prehistórica - ya es, en sí, una burla de la administración de justicia (con minúsculas) a la Justicia (con mayúsculas) y, por supuesto, a los ciudadanos. Pero aún es mayor burla que estos tres pringados - a quienes, por supuesto, les deseo el castigo que se merecen - sean los únicos que respondan por uno de los casos de corrupción más sonados que han conocido estas islas castigadas por toda casta de sinvergüenzas. Para resumir : es como si Al Capone saliera impune de un atraco a mano armada  y juzgaran al chófer que conducía el coche en el que huía... por saltarse un semáforo en rojo.

Mapau fue, básicamente, un caso de fraude electoral y de malversación de fondos públicos. Lo que se le ocurrió al genio de Matas fue contratar a un par de personajes  - Miquel Segura y su hija Maria de la Pau  Segura - para viajar a Sudamérica y pastorear  las Casas Regionales en Argentina y "fomentar las relaciones comerciales"  con Sudamérica (sic). En realidad, a lo que iban, con cargo a fondos públicos, es a buscar clientela electoral para el PP y a promover una inscripción masiva en el censo electoral  de Formentera de emigrantes e hijos de emigrantes algunos de los cuales ni sabían ubicar tal isla en el mapa. Por qué Formentera?. Porque es una isla de 8000 habitantes que, ella sola, elegía un diputado clave para el gobierno de las Islas. Para la historia quedan un censo electoral que daba grima verlo, un esquema de la operación redactado por Matas de su puño y letra (y que algún topo rescató de la mesa de reuniones) y los informes  de sus actividades en Argentina ( dignos de una novela -mala- de espías)  que el Sr. Segura enviaba directamente al Jefe de Comunicación de Matas y a la Vicepresidenta del Govern Balear y hoy eurodiputada Rosa Estarás.

Pero, como ha dicho hoy el fiscal en el juicio a los pringados, eran otros tiempos y la justicia - más que ciega, tonta o, a lo peor, con pocas ganas de ver - archivó  el caso. Lo hizo un juez instructor - Antonio Montserrat - al que, poco después, el PP elevó a los altares del Consejo General del Poder Judicial.  Sólo la contratación fraudulenta y chapucera de Mapau Segura, inducida desde arriba, acabó llevando al banquillo a los pelados que, indignamente, se avinieron a obedecer las órdenes recibidas.

Hubo otro caso de libro, el caso Bitel,  que también quedó en nada desde el punto de vista judicial.

Matas perdió las elecciones por los pelos en el 1999 y todo el mundo con dos dedos de frente sabía en aquella fecha que Matas no era trigo limpio. Pero Matas fue nombrado Ministro de Medio Ambiente por Aznar y volvió prometiendo el oro y el moro a tutti quanti... y ganó de nuevo las elecciones en 2003 para dar inicio a la legislatura de los mil casos de corrupción.

Reelegir a un corrupto fue una falta de coraje cívico y  un fracaso democrático del conjunto de la sociedad balear. La misma falta de coraje cívico que hoy en día representa esta mierda del "todos los políticos son iguales" que, en el fondo, esconde la pereza intelectual de distinguirlos y, a futuro, la misma actitud resignada y conformista que les servirá de coartada para no hacer nada que cambie realmente las cosas 

Li dedic aquest article a na Francisca Marcús - que, naturalment, no té res a veure amb aquest tema - però que, per alguna estranya raó, li agraden les coses que escric. Gràcies Xesca, i posa't bona aviat) 

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS