Administrar


Estadisticas de visitas

ANGUITA, ANDALUCIA, EXTREMADURA Y MAS

grosske | 20 Desembre, 2014 13:33

Según el "Manifiesto por una Democracia Soberana",  publicado hace pocos días, IU necesita hacer tres cosas para tener autoridad moral  y afrontar los procesos de convergencia: renovar las  direcciones a todos los niveles "y al ritmo conveniente"; "marcar con más claridad" nuestra condición de oposición en Extremadura y salir del gobierno de la Junta de Andalucía.

Desde el máximo respeto a tod@s l@s firmantes, daré por buena la primera propuesta, plantearé la inconsistencia de la segunda y de la tercera y pondré sobre la mesa otras cuestiones que me parecen mucho más relevantes para la credibilidad de IU.

IU de Extremadura no puede marcar con más claridad "su condición de oposición", sencillamente porque no está en la oposición. Si así fuera, el gobierno extremeño del PP no hubiera aprobado sus presupuestos anuales sobre la base de nuestra abstención y tampoco hubiera durado cuatro años. Lo que hay en Extremadura es un pacto tácito de legislatura que se materializa en los acuerdos necesarios para mantener al PP en el Gobierno y que se condimenta con desacuerdos puntuales que, sin cuestionar el pacto tácito global, sirven básicamente para camuflarlo. IU de Extremadura, por tanto,  no está a tiempo de marcar un papel de oposición que nunca ha jugado realmente y se ha embarcado en un pacto que muchos no hemos entendido por una sencilla razón: porque IU-Extremadura no ha podido explicar en qué sus acuerdos con el PP han derivado en unas medidas de gobierno  más cercanas  a las deseadas por IU que la que  hubieran podido resultar de un acuerdo con la otra fuerza política presente en el Parlamento extremeño.

En cuanto a la tercera propuesta, el Manifiesto apuesta por abandonar el gobierno de la Junta de Andalucía  porque participar en él desmiente nuestras críticas al bipartidismo (no se aporta otra razón). Es un argumento respetable, aunque yo no lo comparta en estos términos, pero, por vueltas que le doy, no llego a entender por qué se utiliza en la Junta de Andalucía y no se utiliza en el caso de los cientos de Ayuntamientos en los que también gobernamos con el PSOE.

Se me dirá, quizás, que las escasas competencias municipales facilitan llegar a acuerdos con una fuerza de la que disentimos, sobre todo, en temas más estratégicos y que no se dirimen en el ámbito municipal. Pero si éste fuera el argumento, tendríamos que convenir que, en realidad, es también aplicable a las Comunidades Autónomas. Que yo sepa, las autonomías son tan poco competentes como los Ayuntamientos en legislación laboral,  legislación básica general sobre educación y salud, el núcleo duro de la política financiera y tributaria, en pensiones y en los otros grandes canales por los que penetra el grueso de las políticas neoliberales.

Hechas estas precisiones, y como yo también pienso que IU necesita incrementar su caudal de credibilidad, paso a exponer de dónde, en mi humilde opinión, la tenemos que sacar.

En medio de un sufrimiento social enorme, con un descrédito muy importante de la vieja política, el hueco para generar confianza es aparecer como:

Primero, una fuerza con soluciones reales y practicables a los problemas concretos de la gente

Segundo, una fuerza sincera, que no promete cosas que no puede cumplir, que dice a menudo "haremos todo lo que esté en nuestras manos para" y capaz de decir incluso aquello que es difícil decir

Tercero, una fuerza honesta, que explica con claridad lo que quiere hacer y cómo lo hará… Y que no hará otra cosa cuando esté en el gobierno

Y, cuarto y lo más importante, una fuerza centrada en eso: en lo que hay que hacer, capaz de cerrar acuerdos si éstos permiten avanzar en la línea prometida y que no los cerrará si significan avanzar voluntariamente en sentido contrario.

Si alguien piensa que todo esto es una ristra de chorradas sin verdadero contenido político,  me permitirá que le replique que está instalado en la vieja política.

La nueva política, la que la gente reclama y necesita, no es sólo, en mi opinión, usar las redes sociales, votar por internet, poner a gente joven en las candidaturas  o hacer primarias abiertas; la nueva política es que los partidos dejen de parecer jinetes compitiendo en un hipódromo ante la mirada lejana de la gente (pendientes, básicamente, de pensar lo que tienen que hacer para  sacarle dos metros de ventaja al vecino)  y  convertirse en meros instrumentos de los sectores sociales a los que quieren representar: permeables, cercanos y, sobre todo, muy muy pegados a sus problemas concretos. Hagamos  nuestros programas exclusivamente pensando en estos problemas y hagamos nuestros pactos exclusivamente en función de la mejor manera de poner en práctica la mayor parte de nuestros programas… y estoy seguro de que nos irá muy bien

LA TRANSPARENCIA SOBRE PACTOS, UNA EXIGENCIA DEMOCRATICA

grosske | 16 Desembre, 2014 20:31

El PP está a punto de perder la mayoría en el Estado, en muchas Comunidades Autónomas y en muchos Ayuntamientos. Es lo más probable

Por otra parte, es casi seguro que construir  mayorías alternativas al PP el año que viene necesitará del acuerdo mínimo de dos partidos y, en algunas instituciones y comunidades autónomas, de cuatro o más partidos.

Examinando el tema institución por institución (tal Ayuntamiento, tal Comunidad, el Gobierno del Estado…), ¿habrá tales acuerdos o no? En cada caso, ¿quién es compatible con quién y quién es incompatible con quién?... ¿y por qué?

Creo que la ciudadanía tiene derecho a saberlo. Lo ha tenido siempre, probablemente, pero lo tiene ahora más que nunca por varias razones de peso: porque mucha gente sufre ahora más que nunca y porque mucha gente espera  un cambio con verdadera ansiedad. Y yo pienso que esta mayoría social por el cambio que dibujan todas las encuestas tiene derecho a saber cuáles serán las consecuencias de su voto.

Esta reclamación no es ociosa: hace un año, los alemanes votaron mayoritariamente por el cambio pero un pacto entre la CDU y los socialistas  ha permitido la continuidad de Merckel en el Gobierno; en Navarra, UPN gobierna por la negativa del PSOE a pactar con Bildu y, en Extremadura,  el PP gobierna por la negativa de IU a pactar con los socialistas (cuando en la campaña electoral se había prometido lo contrario)

No entro ahora a valorar  estos casos concretos y si son positivos o no,  pero sí que los utilizo para reivindicar el derecho de las electores a saber cuáles son las consecuencias de votar a tal o cual partido y el derecho a que los partidos no utilicen su depósito de confianza sin ningún tipo de limitación. Preservar estos derechos ciudadanos me parece una medida de radicalidad democrática bastante más sustantiva que las primarias abiertas o votar por internet.

Sé perfectamente que hablar de pactos postelectorales es una cuestión incómoda para cualquier partido porque, al hacerlo, empaña la contundencia de su propuesta programática, pierde votos más que los gana y, además,  genera tensiones en sus propias filas.

Es mucho más cómodo  decir que uno pide la mayoría para no tener que pactar, que el programa es como un contrato y que, en todo caso, ya hablaremos de pactos cuando el pueblo soberano se haya pronunciado… u otras generalidades por el estilo. La fórmula de apelar a un referéndum entre militantes y  simpatizantes es mejor que una decisión cupular y tiene un tinte de modernidad  pero no evita en lo absoluto el problema de fondo: que la inmensa mayoría de la gente que ha votado al partido en cuestión tenga que observar  como un espectador pasivo que su voto sirva para apuntalar unas políticas u otras totalmente diferentes (o que, vía referéndum, se desmienta una promesa electoral como en Extremadura)

Por tanto, me parece esencial,  una cosa tan sencilla como poco frecuente: garantizar que la ciudadanía, cuando vote, sepa exactamente las consecuencias de lo que está votando. Tanto si el partido al que ha votado  llega a acuerdos como si no, los electores han de saber con anticipación qué condiciones mínimas van a cumplir los acuerdos y cuáles son las cuestiones que van a provocar los desacuerdos

La razón es de peso: ser honestos con la ciudadanía y no frustrarla innecesariamente.

Yo emplazo a los partidos, empezando por IU, a que nos retratemos antes de las elecciones, que no sólo intentemos seducir al electorado sino que nos explicamos y nos comprometamos ante él. En otras palabras: que seamos honestos y transparentes.

La fórmula para conseguirlo es sencillísima: establecer los mínimos  necesarios - programáticos o de otra índole e institución por institución - para llegar a acuerdos de investidura o de gobierno compartido.

Honestidad! honestidad y transparencia!, esto sí que es moderno y un avance democrático! 

5 COSAS POR LAS QUE IU SUBE Y M┴S QUE SUBIR┴

grosske | 07 Desembre, 2014 20:57

No lo digo por la encuesta de hoy de El Pais porque  ya he expresado en muchas ocasiones que hacer encuestas en un ambiente político cada vez más revuelto es extraordinariamente difícil.

Lo digo porque IU ha hecho un análisis serio de las europeas, ha generado buenas noticias desde hace un par de meses y, si sigue en esta línea, estoy convencido de que los frutos, aún muy incipientes,  serán cada vez mayores.

La primera, el gesto de Cayo Lara de no presentarse a las primarias, ha sido un acto de generosidad extraordinaria, consecuencia de su percepción, creo que correcta, de que IU necesitaba renovar su principal cartel electoral.

A falta de lo que se decida en las primarias,  la disponibilidad de Alberto Garzón - una extraordinaria mezcla de rigor intelectual, preparación académica, compromiso social, frescura de ideas e insultante juventud (esto último, al menos, para quienes le doblamos la edad) - ha sido la segunda buena noticia (en la encuesta de El Pais, es el segundo político mejor valorado).

La tercera buena noticia ha sido la extensión en mancha de aceite de la  apuesta franca por fórmulas de unidad popular tipo Ganemos para afrontar las elecciones municipales y una buena parte de las autonómicas (y que, permitidme el pronóstico, también será la fórmula de las generales de noviembre introduciendo los debidos ajustes). El cambio es radical. A principios de año el funcionamiento clásico y cupular de IU daba su "canto del cisne" con la elección de la candidatura europea mientras otros capitalizaban al 100% las nuevas formas de hacer política, la apertura y las decisiones adoptadas entre tod@s. Sólo meses después, es IU la que pone en marcha fórmulas unitarias y tomas de decisión sobre la base de una persona/un voto (sin negociaciones cupulares) mientras otros actúan como un partido centralizado, con direcciones estatales monolíticas y excluyentes de las minorías, interviniendo en lo que se tiene que  hacer en el último municipio del país y abjurando de coaliciones y procesos unitarios porque opinan que, para unidad popular, ya están ellos.

La cuarta buena noticia, es el sobresaliente que IU está obteniendo en materia de ética política. El post-25M lo inauguró Willy Meyer con un gesto espectacular: dimitir por algo absolutamente legal y que la inmensa mayoría de eurodiputados continúan haciendo. Fue un gesto que le honró y que puso el listón muy alto (que es donde debe estar). Desde entonces, IU ha decidido ir mucho más allá que PSOE y PP en el tema de Bankia y las famosas tarjetas "black" y muy pronto va a exigir responsabilidades políticas "in eligendo" e "in vigilando" a personas que en lo absoluto tuvieron comportamientos irregulares. En cuanto al supuesto "caso Tania Sánchez" no debería ni mencionarlo porque, sencillamente, no hay caso http://www.eldiario.es/politica/Tania-Sanchez_0_331767661.html y ni siquiera ha lugar a plantear responsabilidades políticas de ningún tipo porque, al tratarse de actos contractuales, el Ayuntamiento no sólo hacía lo que debía sino lo único que podía hacer sin incurrir en prevaricación.

La quinta buena noticia fue el Encuentro Político y Programático del mes pasado, no tanto por los acuerdos alcanzados sino porque simboliza lo que tiene que ser la quinta y mejor noticia en los próximos meses: una IU absolutamente volcada en lo que hay que hacer para solventar los problemas de la gente pero ¡ojo! desde el rigor y la honestidad, sin prometer  lo que no se puede ofrecer y dejando claro cómo se piensa administrar el depósito de confianza que recabará en forma de voto. La ciudadanía parece dispuesta apostar por el cambio y nada sería más penoso que llevarla a un escenario de frustración y de nuevos desencantos

EL "PAPELITO" DE ERREJON

grosske | 05 Desembre, 2014 17:59

Hace poco más de una semana escribí que el contrato de Errejón era una corruptela incuestionable y un uso indebido de recursos públicos. http://grosske.balearweb.net/post/121497

Mis buenas hostias me costó porque hay mucho progresista que piensa que el juicio ético debe ser guardado en un cajón cuando corre el riesgo de hacerle el juego a la derecha.

No es mi caso, desde luego. Por eso, ahora que la Universidad de Málaga ya parece asumir lo que yo sostenía en el mencionado artículo, ha suspendido de empleo y sueldo  a Errejón y ha expedientado a quien tenía la obligación de controlar el cumplimiento de su contrato, reincido en el tema para quejarme por la pésima reacción de Podemos y del propio Errejón ante la situación creada.

Dijo ayer Errejón que lo único que pasaba es que a su relación contractual con la Universidad le faltaba "un papelito"… y eso me parece un insulto a nuestra inteligencia casi tan grande como los que cometen a diario los principales medios de "des"-información.

Conviene aclarar que el "papelito" en cuestión no era ni la partida de nacimiento ni la fotocopia compulsada de sus notas académicas. El "papelito" era, ni más ni menos, el que tenía que autorizar la compatibilidad de su investigación (que exigía la máxima dedicación horaria contemplada por la norma) y la dirección de la campaña electoral de Podemos a las elecciones europeas (actividad también retribuída y que todos sabemos que exigió una máxima dedicación).

El "papelito" que falta es, pues, un "papelito" que era imposible de obtener porque ni el director de la investigación ni nadie en su sano juicio - por muy amigo y compañero de partido que sea - estaría dispuesto a decir que ambas dedicaciones eran compatibles. La falta del "papelito", por tanto, no es una formalidad: es la consecuencia de lo que constituye la cuestión  de fondo, que Errejón cobraba de la Universidad por una dedicación muy por encima de la que realmente ejerció y de la que sabía que podía ejercer.

En una cosa estuvo acertado Errejón: su caso nada tiene que ver con Bankia o con Gürtel, pero eso sólo nos ayuda a dimensionar la cuestión, no le exonera a él de hacer lo que tenía que hacer desde el principio: pedir disculpas y devolver el dinero

┐TANIA SANCHEZ, INOCENTE O CULPABLE?

grosske | 02 Desembre, 2014 22:48

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Tras incursiones en otros temas que apenas han tenido recorrido, Tania Sánchez está siendo acusada de nepotismo y de favorecer con contratos municipales a una cooperativa administrada por su hermano.

La cooperativa en cuestión obtuvo entre 2003 y 2008 14 contratos del Ayuntamiento  por un total de 1,2 M de €. Es cierto que, de estos 14 contratos, sólo uno se adjudicó siendo Tania Sánchez concejala del Ayuntamiento pero también es cierto que, técnicamente,  este dato no quita un ápice de verdad al titular de El País de hoy: "El hermano de Tania Sánchez logró contratos en Rivas por 1,2 millones".

Para valorar la gravedad del tema, la cuestión de fondo que nos debemos plantear  es la siguiente: pueden los Ayuntamientos contratar a familiares de los miembros del equipo de gobierno? La respuesta es inequívoca: sí. Y lo que es aún más arriesgado:  también se pueden contratar  a empresas propiedad de  militantes del mismo partido y/o de personas con las que se hayan compartido todo tipo de aventuras políticas, académicas, sociales o sentimentales.

Como compensación al riesgo que ello supone, la Ley ha convertido la contratación en uno de los actos administrativos más reglados y donde más detallamente se predeterminan los trámites y requisitos que han de reunir los expedientes.  Eso no quiere decir que no pueda haber irregularidades, quiere decir que las irregularidades son objetivas, poco opinables y fáciles de detectar.

¿Qué sucede, pues, cuando hay contrataciones "de riesgo" donde hay intereses compartidos entre contratantes y contratados?. Pues que la obligación de la oposición, de los medios de comunicación y de la ciudadanía en general es examinar aún con mayor celo estos expedientes y comprobar que todo se haya ejecutado sin menoscabo de los intereses públicos.

¿Es éste el caso de los expedientes en cuestión?. Sin haberlos examinado personalmente, estoy plenamente convencido de que sí. ¿Por afecto hacia Tania? En lo absoluto: por un razonamiento bastante elemental.

El último contrato es de hace seis años!; la oposición del PP lleva interesándose por ellos desde que se firmó el primero hace once años!!; los medios de comunicación  (La Razón, ABC, El Mundo, El País, la Cadena Ser  y la super-super progre La Sexta) llevan una semana dándole vueltas al tema …. y todavía estoy esperando que uno de ellos, una sola vez, diga que  tal o cual  expediente tiene tal irregularidad que supuso que el contrato no fuera adjudicado a la empresa correcta. ¿Soy demasiado audaz al pensar que si no lo han hecho es porque no pueden?

ERREJON, PODEMOS Y LA ETICA POLITICA

grosske | 25 Novembre, 2014 20:35

A la gente progresista, nos es muy fácil pedir la dimisión de Monago por algo técnicamente legal pero que consideramos, con razón, moralmente reprobable. Y también nos es muy fácil criticar hasta la extenuación la actitud prepotente de Esperanza Aguirre ante los policías madrileños que intentaron sancionarla. Pero esto no tiene ningún mérito particular. Lo meritorio y lo respetable es que tengamos el rigor ético necesario como para aplicar la misma vara de medir a los que queremos y a los que detestamos, a nuestros aliados políticos y a nuestros adversarios. Si no somos capaces de hacerlo, si nuestras apelaciones a la ética son siempre interesadas, si tememos hacerle el juego a la derecha cuando criticamos a uno de los nuestros o si intentamos levantar barreras defensivas invocando ataques conspirativos,  nuestra postura no sólo carecerá  de todo valor sino que contribuirá, objetivamente, a degradar aún más el clima ético de nuestro país.

Viene esto a cuenta de la resistencia y el rechazo que encuentra entre mucha gente progresista algo que es por demás obvio: que el contrato de Errejón con la Universidad de Málaga es una corruptela incuestionable y un uso indebido de recursos públicos.

Para inflar el globo de un caso de corrupción menor y para nada comparable con saqueos sistemáticos a los que hemos sido sometidos, algunos medios han dirigido su atención hacia cuestiones discutibles y de poca importancia que, a la postre, han sembrado más confusión que claridad.

En el marco de una investigación, el horario en que se desarrolle el trabajo (¡digo horario, no dedicación!) o el lugar en que éste se realice son cuestiones muy menores. El perfil de la plaza puede despertar sospechas en la medida que la primera vez que ésta fue publicada sólo se presentó el propio Errejón y la segunda, a raíz de la renuncia de éste, nadie se ha presentado. Sin embargo, es difícil transformar esta sospecha en una conclusión sólida. Por último, la vulneración de la cláusula de incompatibilidad en la que ha incurrido Errejón, y que es incuestionable, tampoco sería, en sí misma, algo de particular gravedad si el contexto hubiera sido  una actividad menor y puntual que no le hubiera impedido cumplir con su contrato.

Sin embargo, lo que es intolerable y lo que obliga a Errejón a devolver el dinero y pedir disculpas es que la vulneración de la cláusula de incompatibilidad se haya producido por realizar una actividad política de intensísima dedicación e incompatible de hecho (y no sólo de derecho) con el contrato suscrito con la Universidad. Dicho en palabras llanas: por cobrar dinero público a cambio de algo que nunca realizó en los términos contractuales previstos y que, cuando firmó el contrato, ya sabía que no iba a realizar.

En todos los contratos de servicios tiene que haber una relación coherente entre lo que cobra el prestatario del servicio y la dedicación que el servicio precisa. En algunos casos, esta dedicación es simplemente presumida o calculada y la administración lo único que exige para pagar es que el servicio se haya prestado en un plazo predeterminado y con unos estándares de calidad igualmente predeterminados. No es el caso del contrato que nos ocupa: aquí se exige dedicación plena, 40 horas semanales, y se incluyen, por si hubiera dudas, cláusulas de incompatibilidad y de disponibilidad. Es decir, lo que contrata la Universidad es una dedicación plena y cotidiana de un investigador a la tarea encomendada

 Cuando el contrato entra en vigor faltaban sólo dos meses para la celebración de las elecciones europeas y Errejón sabía que una tarea en la que se iba a "dejar la piel", según sus propias palabras, y por la que cobró de su propia organización política, era incompatible con el cumplimiento pleno de las condiciones del contrato. Lo sabía él y lo sabe cualquiera que sepa lo que es una campaña electoral de circunscripción única y ámbito estatal. Lo sabía él y lo sabe cualquiera que se asome a su twitter, a su Facebook o que quiera rastrar a través de internet su frenética actividad.

 

Hace poco,  Errejón ha renunciado a su plaza reconociendo, de forma imprudente,  que su inclusión en la dirección de Podemos no le permite cumplir con sus obligaciones contractuales. Es cierto, sin duda, pero todos sabemos también que, desde mucho antes de la celebración del congreso de Podemos y desde antes de firmar el contrato con la Universidad, Errejón no sólo formaba parte de la dirección de Podemos: formaba parte del pequeño núcleo dirigente que, con un trabajo ímprobo y extenuante, levantó su organización de la nada 

LA BUENA (Y QUIZAS UNICA) SALIDA PARA IZQUIERDA UNIDA

grosske | 09 Novembre, 2014 16:00

IU tiene salida. Y esta salida no pasa ni por migrar a otros espacios  ni por  hacer dejación de nuestros valores. 

 

Las progresivas desigualdades sociales, las políticas neoliberales que están acabando con  nuestros derechos sociales y laborales, la destrucción progresiva del ecosistema y el déficit democrático que padecemos obedece a causas mucho más profundas que la corrupción o el anquilosamiento de nuestro sistema político. La causa es el sistema capitalista, ése que subordina a intereses particulares los intereses colectivos y el que, incluso en su versión más "calvinista" y honesta, tendría efectos parecidos. Por éso, incluso en estos momentos de merecido desprestigio de la política, no podemos renunciar a ubicar correctamente el enemigo principal y hemos de tener el coraje de decir que política es el único valladar con el que cuenta la ciudadanía para hacer frente a los grandes poderes económicos.

 

En política, sin embargo,  un análisis acertado está lejos de ser suficiente y, en momentos de tanto sufrimiento social, IU no puede resignarse a jugar un papel secundario en el devenir de los acontecimientos. IU, por tanto, ya no tiene margen para el error,  ni para la pereza, ni para el temor, ni para confiar en el fracaso de otros  ni para esperar a que, tarde o temprano, la historia nos dará la razón.

 

IU ha de salir hacia delante, en tromba y  sin vacilaciones a hacer cosas como la que aquí se proponen  y lo que hemos acordado mil veces hacer  en  tres  ámbitos fundamentales e interrelacionados: la relación con la sociedad, la convergencia social y política  y el funcionamiento interno … pero en los que  que sólo hemos avanzado de manera muy parcial.

 

I.- La relación con la ciudadanía

 

El desprestigio de la política viene de lejos y se equivoca quien piense que sólo está asociado con el tema de la corrupción. Otros factores muy poderosos lo han provocado:

a)  La percepción de que las cuestiones que ocupan la agenda político-institucional están en demasiadas ocasiones muy alejadas de los problemas que más preocupan a la ciudadanía

 

b) La percepción de que los partidos ("los políticos") dedican más tiempo a sus problemas internos y a disputar espacios con los demás que a buscar soluciones a los problemas de la ciudadanía.

 

c) La percepción de que los partidos prometen muchas cosas durante la campaña electoral pero que después no las hacen o  hacen cosas muy distintas o incluso contrarias.

 

La solución para las dos primeras cuestiones es clara: generar confianza;  un discurso político dirigido hacia fuera y hacia la mayoría, aparecer como una fuerza política absolutamente centrada en los problemas de la ciudadanía, y por tanto, con un discurso diverso en cuanto a su "temática" y fresco y emocional en la expresión.

 

La solución para la tercera cuestión, la de los programas electorales, merece consideración aparte porque estoy convencido de que, frente a quienes incumplen los programas y frente a quienes no los concretan para contentar a todo el mundo, IU tiene un espacio para, desde el rigor y la sinceridad, obtener la confianza de la ciudadanía.

 

Cuando pedimos el voto, casi todos decimos que el programa que presentamos es como un contrato con los electores, pero hemos de reconocer que, si así fuera, la mayoría de programas  serían  contratos llenos de cláusulas abusivas y que provocan indefensión en la parte "votante". De ahí la percepción devaluada y poco fiable que la ciudadanía tiene de los programas electorales.

 

En este sentido, IU debería establecer un compromiso ético sobre la redacción de los programas electorales que incluyera seis compromisos :

 

1.- una distinción clara entre los  deseos y las promesas concretas

 

2.-  una distinción clara entre las promesas a largo plazo y las promesas cumplibles en los siguientes cuatro años

 

3.-  una distinción clara entre los compromisos  que es posible satisfacer sólo desde la institución de que se trate y los que necesitan del concurso de otras instituciones

 

4.- la cuantificación y concreción de los compromisos o, caso contrario, una explicación de su indefinición

 

5.- Caso de gobernar, una distinción clara entre los compromisos que son innegociables y los que no

 

6.- En el caso de las votaciones de investidura, idéntica claridad en el programa sobre aquellos compromisos  a los que se condicionaría dicha investidura

 

Este compromiso ético no sólo es importante de cara a la ciudadanía, también va a ser útil para la racionalización y cohesión de nuestra propia actuación política posterior a las elecciones

 

II.-La convergencia social y política

 

El mandato de la IX Asamblea de IU (la refundación) y el de la X Asamblea ( la construcción de Un Bloque Social y Político) han tenido una gestión pacata y claramente insuficiente.

 

Ha sido un error grave que hemos cometido por un exceso de confianza en nuestras crecientes expectativas electorales y que hay que corregir.

 

La divisa ha de ser darle el máximo impulso al siguiente mandato de la X Asamblea:

 

"Ya no se trata tan sólo de recomponer el espacio de la izquierda alternativa sino de construir un proyecto de mayorías , un gran frente social y político que además de resistir a las políticas de austeridad , desarrolle un nuevo proyecto para el conjunto del Estado y un movimiento popular de amplia base para llevarlo a cabo"

 

Afortunadamente, las experiencias municipales que toman como referencia a "Guanyem Barcelona" se están extendiendo por todo el Estado de forma viral y constituyen el mayor empuje que ha conocido el proceso de convergencia que pretendemos impulsar.

 En este contexto, reproduzco aquí las directrices que presumiblemente aprobará próximamente la Asamblea de EUIB:

 

1.- La prioridad es ahora la convergencia en torno a un proyecto político y electoral de amplio espectro, sabiendo que, si éste funciona, será el mejor marco para, más adelante, afrontar la recomposición de la izquierda alternativa

 

2.- Debemos lanzar un mensaje claro sobre la importancia de las próximas citas electorales. Si las europeas fueron el primer round, en diciembre de 2015 el combate ya habrá terminado y el resultado final determinará nuestro futuro durante largo tiempo

 

3.- Debemos hacer comprender que estas citas electorales forman un todo inseparable: las municipales y autonómicas serán decisivas para las generales y las generales serán las más decisivas para las condiciones de vida de la gente. Dicho de otra manera: los proyectos estrictamente municipales o incluso autonómicos pueden resultar muy frustrantes porque, desde estos ámbitos, se pueden paliar pero no se pueden solucionar los problemas más sangrantes que sufre la ciudadanía (paro , pensiones, salud, educación, vivienda, lucha contra la exclusión, derechos sociales y laborales, etc.)

 

Dicho en otras palabras, los procesos de convergencia municipal deben intentar extenderse a las autonómicas y, más adelante, con las adaptaciones necesarias, a las elecciones generales

 

4.- Sin renunciar a explicar lo que se señala en el punto anterior, debemos ser conscientes de que la unidad popular se debe construir de acuerdo con los siguientes criterios:

 

a) con un programa claro de enfrentamiento con las políticas neoliberales, de profundización democràrica, lucha contra la corrupción, creación de empleo, protección medioambiental y avance en los derechos sociales y laborales

 

b) de una manera autónoma y modular: la participación de una persona, colectivo o partido en el proyecto unitario de un determinado ámbito institucional no debe implicar su participación en el resto de instituciones

 

c) dando protagonismo al activismo social y la sociedad civil. Los procesos de convergencia para la construcción de la unidad popular no pueden salir de un acuerdo entre partidos (método clásico, que choca con el deseo de protagonismo que tiene la ciudadanía y que, además, sería menos eficaz o incluso entorpecedor para obtener los efectos pretendidos)

 

e) integrando los partidos y colectivos que deseen participar (siguiendo el modelo, por ejemplo, de Guanyem Barcelona): tan inconveniente sería que el protagonismo no fuera del activismo social como prescindir del capital político, electoral y jurídico de los partidos que quieran participar

 

f) Funcionando de manera estrictamente asamblearia y sobre la base de una persona / un voto, tanto en cuanto a la redacción de los programas como en cuanto a la confección de las candidaturas y la gestión llevada a cabo por los representantes electos

 

g) Garantizando la estabilidad del proyecto y evitando la frustración de los electores. En este sentido, es esencial hacer programas electorales serios y que sean un verdadero contrato electoral con los electores, que prevean los distintos escenarios y adopten una actitud honesta hacia el electorado

 

III.- El funcionamiento interno

La Presidencia de IU de dia 7 de junio aprobó cosas tan interesantes como éstas:

 "Está en nuestra mejor tradición el saber hacer autocrítica... Algunos de nuestros métodos deben cambiar, de abajo a arriba y también de arriba abajo… IU ha podido ser percibida con un programa distinto y un proyecto alternativo al bipartidismo, pero en otros aspectos con un funcionamiento muy convencional, espeso, disgregado y, en ocasiones, poco ágil para la lucha social… Creemos en la necesidad de un giro hacia la “calle” y una mayor redefinición general de las relaciones con la ciudadanía, profundizar en la participación y una democracia de mayor calidad en lo interno, así como una renovación profunda de formas y métodos de relacionarnos entre nosotros mismos y con la gente"

 

Desde entonces se han dado pasos importantes: las primarias para la nominación de candidatos - no ha mucho cuestionadas - se están imponiendo en nuestro funcionamiento cotidiano por una razón muy simple: porque militantes y simpatizantes tienen el sano e imperioso deseo de participar directamente en las decisiones que consideran importantes. Las maneras concretas de articular estas cuestiones habrá que evaluarlas e ir afinándolas en su momento pero, como mínimo, el tren se ha puesto en marcha y es imparable.

 

El Encuentro Político y Programático de día 22 de este mes va en la misma línea: participación directa y horizontal en los debates

 

Algunas cosas que quedan por hacer o en las que es necesario profundizar:

 

- En materia de ética política, y en concreto, con el caso Bankia, IU ha hecho una apuesta por ir más allá que cualquier otra fuerza política y depurar responsabilidad estrictamente políticas por parte de personas que no han cometido ningún tipo de infracción jurídica. Es una apuesta valiente, que marca la diferencia y que hemos de culminar con éxito y  a la mayor brevedad.

 

-En este mismo ámbito, hay que revisar nuestro código ético de 2006 que está lejos de ser un instrumento útil para tomar las decisiones que las circunstancias demandan

 

- En el funcionamiento interno, hay que normalizar y convertir en algo no excepcional el recurso a las consultas o referéndums para dirimir cuestiones internas controvertidas

 

- En materia de comunicación interna, se han de establecer cauces permanentes de contacto y debate entre los militantes y simpatizantes de IU a través de plataformas digitales para PC y móviles.

 

- En el ámbito de la coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica, hay que estavlecer un cófigo de buenas prácticas (medioambientales, financieras, sociales) para la gestión de nuestros recursos (locales, ingresos, gastos, contratación, consumo, cooperación al desarrollo, etc.)

 

 

"S═, PEROů": LA CLAVE PARA ENTENDER LAS ULTIMAS ENCUESTAS

grosske | 06 Novembre, 2014 19:08

"He escrito 'terremoto electoral' en Google y me ha sorprendido ver que la tercera entrada es  un post de este bloc de marzo de 2013 que, a su vez, remite  a otro de julio del 2012".   ( http://grosske.balearweb.net/post/116632 ) Esto lo escribí en octubre del año pasado  y ahora que, repitiendo la búsqueda en Google,  la expresión “terremoto electoral” está en un montón de entradas en un montón de  medios de comunicación y goza de un sinfín de padres y madres, me atrevo a expresar lo siguiente:

1.- Seguimos instalados en un terremoto electoral  aún mayor, si cabe,  porque la actual situación sociopolítica no tiene precedentes.

2.- En una situación sin precedentes,  hacer predicciones electorales es una tarea extremadamente complicada porque no es posible recurrir a las series históricas y, por tanto, no es posible apoyarse en los comportamientos pasados para  discernir comportamientos futuros. Todas las encuestas se equivocaron en mayo pasado y es insensato pensar que son infalibles 6 meses después

3.- Esto no quiere decir que estemos totalmente a ciegas; quiere decir que las tendencias electorales – que están ahí y que nos las indica el voto decidido y otros parámetros – deben ser matizadas con  un “sí,  pero” permanente :

 

- SI, el PP está siendo abandonado por una parte importante de su electorado…PERO no sabemos el efecto que, llegada la hora de votar,  pueda tener en estos abandonistas el rechazo a la/s alternativa/s que se dibujen a dicho gobierno.

- SI, el PSOE ha perdido una buena parte de sus apoyos PERO, a diferencia del PP, ha invertido la tendencia a la baja y no sabemos qué recorrido puede tener esta inversión.

- SI, Podemos ha conocido un crecimiento espectacular PERO no sabemos si esta adhesión a un concepto (las regeneración política) se mantendrá como adhesión a un programa y a una práctica política de interacción con el mundo real que, en este momento, apenas existen.

- SI, IU ha sido devuelta a la casilla de salida del 2008 por el efecto Podemos, PERO su futuro va a depender no sólo de la permanencia de dicho “efecto” sino de su propia capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias.


Mucha prudencia pues y, para mi organización, IU, mucha inteligencia y mucha audacia para hacer lo necesario

PODEMOS: PRESENTE Y FUTURO

grosske | 04 Novembre, 2014 18:00

Hace dos meses escribí un artículo titulado de manera expresamente provocadora: “IU: ¿Y si nos integráramos en Podemos?” (http://grosske.balearweb.net/post/120404)  cuya principal conclusión era, precisamente,  que no debíamos hacer nada parecido.

Lo escribí desde el respeto porque Podemos es una organización que está jugando un papel positivo en el cambio político de este país y a la que IU, por supuesto, ha de observar como un cómplice y no como un adversario.

 Pero una cosa  es ésto y otra no darse cuenta de que el deseo de aglutinar todo tipo de descontentos, no sólo electoralmente sino también orgánicamente, ubica a Podemos, objetivamente,  en un ámbito del espectro político más cercano al del PSOE que al de la izquierda anticapitalista.

A Pablo Iglesias le gusta repetir que Lenin se abrió camino con un lema sencillísimo – “Pan, Paz y Tierra” – y no con planteamientos maximalistas. Esto es cierto, sin duda, pero lo que no hizo Lenin, y ahí está la clave,  fue convertir el partido bolchevique en la expresión orgánica de todos los que sólo querían salir de la Primera Guerra Mundial, comer y acabar con la tenencia feudal de la tierra. Hubo un plus, para lo bueno y para lo malo, que nada tiene que ver con el proyecto de Podemos.

Algunos dirán que todo ésto no son más que zaranjadas teóricas y que lo importante es sacudir el árbol para que caigan las nueces. Y yo les contestaré que, con este planteamiento, caerán algunas nueces pero otras, las más preciadas para el sistema, no caerán.

La izquierda transformadora – si quiere cambiar las cosas de verdad – ha de conseguir  que este cambio sea hegemónico en la sociedad y, por tanto, tiene la penosa obligación – con toda la inteligencia y la pedagogía del mundo - de ser sincera consigo misma y con los demás a la hora de distinguir el adversario principal de los adversarios secundarios;  a la hora de explicar que  el enemigo principal no es la casta sino el sistema capitalista y a la hora de decir que éste es un sistema esencialmente depredador e insolidario en cuyo seno no caben situaciones sociales, democráticas o medioambientales realmente satisfactorias.

El sacrificio de la identidad a la oportunidad no sólo tiene consecuencias teóricas y  los dos meses transcurridos desde la publicación de mi artículo no han hecho sino reafirmarme en dicha tesis.

Mantener cohesionado lo que no lo está ya ha tenido un importante precio en lo interno: el hiperliderazgo, la utilización del sistema mayoritario y la renuncia a la síntesis entre lo diverso (el que gana la votación se lo lleva todo), la invitación a dar un paso atrás a los discrepantes  y el fortísimo centralismo de la dirección estatal.

El tema programático está aún por resolver pero los mensajes que recientemente ha emitido el líder sobre la auditoría de la deuda o la intervención de las eléctricas hacen presagiar un importante giro hacia el pragmatismo y la ambigüedad de las propuestas.

Con este programa edulcorado y ambiguo se salvará el segundo gran escollo en la trayectoria de Podemos,  pero ésto no impedirá que suceda lo que me parece a todas luces inevitable: que cuando Podemos “salga del astillero y empiece a navegar de verdad”, cuando pase el ciclo electoral  y tenga que tomar decisiones en el ámbito institucional - sobre investiduras, gobiernos y decisiones de gobierno -  la falta de cohesión política se transformará  en contradicciones imternas imposibles de superar.

No soy capaz de ir más allá en mi pronóstico pero sí quiero dejar claro que lo formulo desde la cercanía a muchas de las cosas que dice y hace Podemos y la voluntad de llegar a acuerdos en todo lo que sea posible... pero también desde el temor a que se defrauen  las expectativas de una ciudadanía que merece, por parte, de todos, esfuerzo, sinceridad y una alternativa a la actual situación que sea sólida y fiable.

Si no es así, si al PP le sucede una situación caótica y sin soluciones, tras el terremoto electoral, tras la crisis del bipartidismo y, lo que es peor, tras el intolerable sufrimiento social que estamos padeciendo, podemos encontrarnos que venga una enorme decepción y un triple salto mortal que nos devuelva a la casilla de salida. Evitarlo está en nuestra mano según intentaré explicar próximamente.

ARCADI ESPADA, PACMA Y OTROS ANIMALES

grosske | 17 Setembre, 2014 20:24

Arcadi Espada, con motivo de un debate sobre el Toro de la Vega, se burlaba ayer de la Presidenta de PACMA por afirmar que los animales tenían emociones y sentimientos.

Espada es un señor muy leído pero se ve que, sobre esta cuestión, ha preferido refugiarse en la ignorancia científica y los prejuicios más obsoletos.

La cultura judeocristiana (al contrario de muchas otras culturas que, desde antaño, han cultivado el respeto por la Naturaleza) considera al Hombre como algo radicalmente distinto del resto de los animales y le mandata a ejercer sobre ellos una relación de pleno dominio: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra" (Libro del Génesis).

De esos polvos vienen los lodos de la ignorancia del Sr. Espada y de actos de barbarie - muy tradicionales - como el Toro de la Vega.

Lo científicamente probado, sin embargo es que los humanos no somos más que un animal más, muy poco "performante" desde el punto de vista somático pero que gozamos de un cerebro hipertrofiado sobre el que descansa nuestro éxito evolutivo.

La barrera infranqueable que, supuestamente nos separaba del resto de los animales hace tiempo que ha saltado hecha añicos.

 Ahora sabemos que compartimos con nuestros primos los chimpancés más del 95% de nuestro ADN, sabemos que hay animales con cultura (es decir, capaces de adquirir habilidades y conocimientos socialmente transmisibles) que hay animales con sistemas de intercomunicación complejos y que, por supuesto, tienen emociones y sentimientos.

Respetar a los animales, respetarnos a nosotros mismos y respetar al conjunto de la Naturaleza se ha convertido, pues, en una tríada indisociabe… Y algo que sólo se puede poner en duda desde la ignorancia o la obcecación

PEDRO SANCHEZ, UN NOKIA ANTIGU0

grosske | 14 Setembre, 2014 13:22

Pedro Sánchez opina que el elemento clave para entender la reciente decadencia del PSOE es haber "indultado a un banquero" (explicación poco discutible pero aparatosamente insuficiente); sobre un tema tan sensible como Cataluña, Sánchez tiene exactamente la misma posición que Rubalcaba y el ya extinto Pere Navarro y, en el Consejo Federal de ayer, ha tenido la ocurrencia de acusar a Podemos de hacerle el juego al PP por quitarle votos al PSOE (la misma canción que entonaba Felipe González - al que , por cierto, Sánchez considera uno de sus principales referentes-  cuando acusaba a IU de estar en connivencia con el PP). 

Ayer leí un twt que me pareció tan ingenioso como acertado: "Pedro Sánchez es un Nokia 3310 en la carcasa de un iPhone6".

Sin embargo, sería injusto darle la culpa al propio Sánchez. Cundo un partido tiene un problema de línea política, lo tiene que arreglar con debate , con autocrítica e introduciendo los cambios necesarios en su análisis y su línea de actuación . Pretender arreglar las crisis políticas con cambios de liderazgo es una mala solución.

El gobierno Hollande/Valls tiene el prestigio por los suelos pero en el seno del PSF, como mínimo, hay un debate muy vivo sobre la línea política a seguir. Ante la moción de confianza que Valls presentará en la Asamblea y la disidencia de una parte del grupo parlamentario, la ex-Secretaria General, Martine Aubry, acaba de decir que la unidad no se decreta sino que se construye y que los diputados y diputados han de votar esta moción de confianza en conciencia.

Veo al PSF muy tocado pero, al menos, dotado de herramientas que no parece tener el PSOE; herramientas que, en todo caso,  no parece que vayan a ser utilizadas por su joven, simpático y apuesto Secretario General

 

 

 

 

IU: ┐Y SI NOS INTEGR┴RAMOS EN PODEMOS?

grosske | 03 Setembre, 2014 19:47

Las últimas encuestas han sembrado la inquietud entre muchos militantes de Izquierda Unida.

Tras los malos resultados del 2008, hicimos un trabajo ímprobo hacia dentro y hacia fuera  y  las pasadas elecciones europeas, sin colmar todas las expectativas,  confirmaron la remontada… Pero ahora resulta que llega Podemos - sin bajarse, como quien dice, de las redes sociales - y amenaza con devolvernos a la casilla de salida (o más atrás).

¿Vale la pena seguir deslomándonos o deberíamos subirnos a este barco cómodo y seguro donde el viento sopla siempre de popa?

Un primer argumento en favor de la primera opción es negar la mayor y poner en duda la veracidad de las encuestas.  Un argumento sólido,  por cierto. Las encuestas ya fallaron estrepitosamente el pasado mes de mayo y todo hace pensar que  pueden seguir haciéndolo porque estamos ante una situación política sin precedentes, cambiante y muy volátil.

Pero, aunque esto sea así y las encuestas deban ser leídas con la máxima precaución, es evidente que preguntas como la planteada más arriba no pueden resolverse únicamente sobre la base de una especulación estadística.

Mi convicción es que Podemos está  jugando un papel positivo para el cambio político de este país y, sobre todo, para el cambio de la política de este país. IU debe aprender muchas cosas de Podemos: por ejemplo, su audacia, su modernidad, su capacidad comunicativa  y su refrescante convicción de que estamos en política para ganar y no para morir gloriosamente teniendo la razón. En todo caso, Podemos es, en estos momentos críticos para la sociedad, un amigo y un aliado objetivo de IU y, de ninguna manera, un adversario.

Sin embargo, digámoslo ya, soy muy escéptico respecto a su recorrido a medio y largo plazo.

En estos momentos de crisis, es posible construir un programa con vocación mayoritaria que le de un vuelco a la situación política  y que sea una  alternativa factible al modelo neoliberal. Este programa ha de poder ser votado por personas como este ex militante de Unió Mallorquina que forma parte del actual núcleo dirigente de Podemos y también por  personas como estos miembros de Podemos que nunca han votado a IU porque la consideran demasiado de derechas. Pero una cosa es articular  una mayoría electoral muy diversa y otra intentar encajar esta diversidad en un mismo partido.

 Cuando Podemos salga del astillero y empiece a navegar de verdad – cosa que sucederá a partir de las próximas elecciones municipales y autonómicas – es muy difícil que pueda responder a los mil requerimientos que le planteará la realidad sin que surjan graves contradicciones internas. Quizás es por esto que la actual dirección manifiesta tanta prevención a presentarse a las municipales y plantea mecanismos estatales de control centralizado de todo lo que se mueva a nivel municipal.

Errejón explicaba en Le Monde Diplomatique del pasado mes de julio que proyectos así – de amplio espectro, que rompen con los referentes tradicionales de la izquierda y basados en el hiperliderazgo – habían sido existosos en Latinoamérica y habían sabido representar una mayoría nacional-popular. Al margen de los daños colaterales que se puedan derivar de tomar según qué atajos ideológicos, no podemos olvidar que, siendo cierto lo que dice Errejón, también lo es que lo que ha aglutinado estos movimientos ha sido un nacionalismo popular bolivariano que ha tenido como eje principal de su política poner fin al secular expolio de sus recursos por parte de potencias imperialistas y corporaciones multinacionales.

En España la percepción de las cosas es diferente. Los problemas se ubican en el interior más que en el exterior, la idea más generalizada es que son los propios españoles los que roban a los demás y  la cuestión nacional no sólo no nos aglutina sino que nos divide. En definitiva:  no hay condiciones, en mi opinión,  para un nacionalismo popular español que pueda aglutinar desde el centro progresista hasta la extrema izquierda.

Por éstas y por otras razones, IU no debe integrarse en Podemos pero, como he indicado anteriormente, debe trabajar con este partido, aprender de él y buscar la colaboración con él en los muchos objetivos que compartimos.

Pero, sobre todo, tanto IU como Podemos como Equo como cualquier otro partido enfrentado con las políticas neoliberales, lo que debe hacer es bañarse en el río Jordán de la ciudadanía, desprenderse del partidismo, del ombliguismo, de la interiorización y de otras muchas lacras y, humildemente,  buscar la unidad con otros para construir un programa de cambio creíble e ilusionante con vocación ganadora y capacidad de cambiar las cosas.

Voluntad unitaria y construcción de la alternativa desde abajo es lo que en IU llamamos convergencia y que, en algunos ámbitos, se está llamando llama Guanyem, Ganemos o Asambleas Ciudadanas. Quienes se sitúen en esta vía con convicción e inteligencia acertarán y a quienes se separen de esta vía, estoy seguro, el futuro se lo demandará 

LA RENOVACION DE IU: CINCO PROPUESTAS

grosske | 16 Juny, 2014 20:47

La Presidencia de IU de dia 7 de junio aprobó cosas tan interesantes como éstas:

 "Está en nuestra mejor tradición el saber hacer autocrítica... Algunos de nuestros métodos deben cambiar, de abajo a arriba y también de arriba abajo… IU ha podido ser percibida con un programa distinto y un proyecto alternativo al bipartidismo, pero en otros aspectos con un funcionamiento muy convencional, espeso, disgregado y, en ocasiones, poco ágil para la lucha social… Creemos en la necesidad de un giro hacia la “calle” y una mayor redefinición general de las relaciones con la ciudadanía, profundizar en la participación y una democracia de mayor calidad en lo interno, así como una renovación profunda de formas y métodos de relacionarnos entre nosotros mismos y con la gente"

 Es una apuesta valiente por un cambio en IU del que hablé en mi anterior post  y que, entre todos y todas, tenemos la obligación de convertir en una realidad útil para nuestro proyecto

 A continuación expongo cinco propuestas para avanzar en esta dirección pero, si me viera obligado a resumirlas en una sola, diría que, si queremos aumentar la simpatía de la gente, tenemos la obligación de mejorar nosotros primero nuestra empatía con la gente.

 

 1.- HAY QUE HABLAR DE LOS PROBLEMAS DE LA CIUDADANÍA   DIRIGIÉNDONOS A LA CIUDADANIA

 La ciudadanía está harta de que los partidos se dirijan a ella para:

 a) hablar de sí mismos

 b) hablar de los demás partidos

c) hablar de temas de la agenda política supuestamente esenciales para el funcionamiento político-institucional, pero muy distantes de las preocupaciones ciudadanas

 d) denunciar problemas sin que vayan acompañados de soluciones (la denuncia sin propuesta no sirve para avanzar, sólo para enardecer a los ya convencidos)

 Hay que hablar, pues,

 a) de los problemas de la ciudadanía

 b) de TODOS los problemas de la ciudadanía: no basta con tener respuestas programáticas para casi todo, este “casi todo” (el mundo laboral, el poder adquisitivo, la calidad de vida, la protección medioambiental, nuestros derechos como consumidores, la protección social, etc. etc.)  ha de estar globalmente  presente en nuestro discurso

 c) de forma inteligible desde el punto de punto de vista formal: hablamos para la gente, no para los otros políticos ni para los cuadros del partido más avezados ni  para periodistas resabiados

 d) de forma propositiva, es decir, acompañando el análisis de la propuesta

 e) explicando la bondad de la  ideología a partir de la bondad de la propuesta y no al revés. Los discursos autoreferenciados son de fácil digestión para los convencidos pero poco aptos para ampliar espacio social y electoral

 

 2.- UNA POLÍTICA INSTITUCIONAL  BASADA EN UN CONTRATO CLARO CON LA CIUDADANIA

 Cuando pedimos el voto, todos los partidos establecemos implícitamente  un contrato con la ciudadanía: solicitamos su voto y, a cambio, les ofrecemos hacer una serie de cosas en la institución de que se trate… o así debería ser.

 Demasiadas veces, sin embargo, el contrato resulta poco claro y con cláusulas abusivas o de muy diversa interpretación.

 ¿Nos presentamos con voluntad de gobernar o no?, ¿si es así, en qué condiciones?, ¿qué criterios vamos a tener en el momento de la investidura?, ¿estamos dispuestos a establecer alianzas de gobierno o de mayoría?, ¿qué cuestiones  serían irrenunciables en cada caso?,  ¿cuáles de nuestros compromisos son realizables en una legislatura y cuáles sólo se pueden conseguir a medio y largo plazo?

 Sin duda, es mucho más cómodo redactar un programa electoral donde todas estas cuestiones sean soslayadas y dejar a la gestión posterior del partido – con los votos ciudadanos irreversiblemente en el bolsillo – la concreción de estos “detalles”.

 Esta práctica es poco honesta con la ciudadanía y con nosotros mismos y fuente potencial de importantes conflictos a posteriori.

 Hace tiempo que IU ha apostado por una política de alianzas “laica” en la que nadie tiene derecho a solicitarnos apriorísticamente apoyos institucionales en función de supuestas afinidades ideológicas. Nuestro compromiso es, pues, con los electores y hemos de saber explicar toda nuestra actividad institucional en función de estos compromisos. Pero para que esto sea posible necesitamos salirnos de la pauta general y establecer compromisos con la ciudadanía claros y "de calidad" que, además, nos evitarán desgastes internos innecesarios

 Por aterrizar en dos ejemplos, las únicas preguntas interesantes respecto a Extremadura y Andalucía son las siguientes: ¿puede IU de Extremadura argumentar que se hacen cosas más positivas para los extremeños gobernando Monago que en otro tipo de escenario?, ¿puede IU de Andalucía argumentar que su presencia en el gobierno andaluz se traduce en medidas positivas para los andaluces que no se llevarían a cabo en caso de que ella no formara parte?. Estas son las preguntasfundamentales y las que la ciudadanía puede entender. Por tanto, quitando cuestiones esencialistas que no me parecen invocables en ninguno de los dos casos, cualquier otra pregunta y cualquier otra consideración me parece politiqueo irrelevante 

 

 3.- UN PROTOCOLO PARA LA  GESTIÓN ÉTICA DE NUESTROS RECURSOS

 Podemos aspirar al voto de personas que no compartan todo lo que decimos y a que la ciudadanía comprenda que hay diferencias internas en el seno de IU, igual que las hay en cualquier otro colectivo.

 Pero lo que es más difícil de sostener es que haya incoherencias entre lo que decimos y  lo que hacemos, entre lo que predicamos para los demás y lo que hacemos nosotros mismos. Nuestros valores han de estar presentes en nuestra práctica cotidiana porque difícilmente  podemos pedirle a la sociedad que haga el esfuerzo que nosotros mismos no estamos dispuestos a realizar

 En este sentido sería muy importante convertir en realidad la propuesta - aprobada hace algún tiempo por el CPF - de desarrollar un protocolo de gestión ética de nuestros recursos basado en criterios sociales y medioambientales . Dicho  protocolo  debería ser aplicado en todo el Estado y  desplegarse en tres ámbitos principales:

- Una política de contratación y consumo basada en criterios de sostenibilidad medioambiental, apoyo al comercio justo y a la banca ética

 - Una política de  gestión de residuos fundamentada en criterios de  sostenibilidad medioambiental

 - Un compromiso presupuestario con la cooperación internacional al desarrollo claro y definido.

 

 4.- LLEVAR LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA A NUESTRA REALIDAD COTIDIANA

 Sobre el mismo principio de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, es necesario llevar la democracia participativa a la resolución de nuestros problemas internos.

 Esto, que da para mucho escribir, puede resumirse en cinco palabras: consultar directamente a las bases.

 Hemos vivido situaciones recientes de enquistamiento interno que han afectado a federaciones enteras. Se ha analizado, por ejemplo, que tal o cual federación estaba dividida en  dos o tres bloques cuyo peso específico respectivo era de tal o cual tanto por ciento. Pero, en realidad,  estas situaciones (afortunadamente minoritarias) sólo se dan en los órganos de dirección y porque dirigentes grupales administran libérrimamente y a veces durante años los depósitos de confianza que les fueron otorgados en la última asamblea.

 Desbloquear estos enquistamientos es muy sencillo: basta definir los conflictos que están sobre la mesa y consultar a la militancia (o a militantes y simpatizantes, según el caso) sobre la mejor manera de resolverlos.

 Las consultas internas previstas en nuestros estatutos, han de ser facilitadas y utilizadas con la frecuencia necesaria y total normalidad en situaciones de confrontación interna o en cuestiones de especial trascendencia (no sólo las relativas a cuestiones institucionales).

Este criterio debe ser aplicado de forma especial a la confección de las listas electorales. No sólo debe ser sometido a consulta la designación del cabeza de lista sino que ha de quedar establecido  que militantes y simpatizantes han de tener la oportunidad de manifestarse sobre criterios y personas que han de ocupar el conjunto de las candidaturas.

 En todo caso, los métodos que den pie a disputas estatutarias y legales a posteriori y  los que se fundamenten en negociaciones hasta altas de madrugada entre familias u organizaciones territoriales han de pasar definitivamente a la historia

  

5.- REVISION DEL CODIGO  ETICO DE IU

 IU tiene un código ético más estricto que el de la inmensa mayoría de las organizaciones y, por supuesto, que el de las organizaciones mayoritarias.

 Sin embargo, sigue siendo un código ético insuficiente porque sigue demasiado pegado a la peripecia judicial y a los casos más flagrantes de corrupción.

 Un código ético ha de sustentarse, como su propio nombre indica, en un juicio ético que vaya mucho más allá de las cuestiones penales y que, a la vez, sea administrado de manera mesurada y con las debidas garantías.

 El caso reciente de un portavoz parlamentario autonómico constituye un buen ejemplo de cómo un cargo político puede hacer las cosas mal sin necesidad de incurrir en las prácticas corruptas más al uso y de cómo una gestión del asunto pegada al formalismo de un código ético manifiestamente insuficiente puede ocasionar un grave daño a nuestra organización

 En este sentido, es necesario ejecutar cuanto antes la propuesta de revisión de nuestro código ético que aprobó el CPF poco después de la celebración de nuestra X Asamblea

LA OPCION GANADORA: + CONVERGENCIA y +RENOVACION

grosske | 01 Juny, 2014 18:21

  POR UNA OPCION GANADORA: RELANZAR LA POLITICA DE CONVERGENCIA Y  RENOVAR IU

 

I.- Las elecciones europeas: una puerta abierta a la derrota del neoliberalismo

Las elecciones del pasado día 25 de mayo han de ser valoradas de forma muy positiva por dos razones principales:

- Por el importante retroceso del bipartidismo que parece apuntar a un agotamiento del capital político y de confianza generado por este modelo en los últimos decenios

- Por el importante avance de IU-La Izquierda Plural y los buenos resultados de Podemos. Con cerca de un 20% de votos, la  izquierda alternativa en España se convierte en puntera dentro de Europa, por detrás de Syriza y ligeramente por encima de Portugal.

La principal y más positiva consecuencia de estos resultados es que abre la puerta a que las cosas cambien de verdad en España y en el Sur de Europa. La derrota del  austericidio y de  las políticas neoliberales está hoy mucho más cerca que antes.

 

II.- Algunas debilidades de la nueva situación

Nada garantiza que las tendencias electorales del 25-M vayan a continuar de la misma manera  en posteriores comicios : en las elecciones europeas ha habido casi un 60% de abstención y estamos ante una situación política volátil y difícilmente predecible

Un 20% de votos es un apoyo electoral muy significativo pero insuficiente para dar un vuelco a la actual situación

Podemos, por razones obvias, se enfrenta a una ardua y complicada tarea de consolidación política y organizativa.

IU ha demostrado tener limitaciones, tal y como se expondrá a continuación, que es necesario superar

Por último, sería ingenuo pensar que el stablishment político, económico y mediático va a tolerar pasivamente nuestro avance: es de esperar una gran ofensiva a todos los niveles para reconducir la situación

 

III.- Las debilidades de IU: una lectura autocrítica de los resultados

IU debe sentirse satisfecha y orgullosa por haber triplicado sus votos en cinco años y por haberse situado como tercera fuerza política del Estado.

Sin embargo, a satisfacción por el éxito electoral de IU no puede impedirnos constatar que ha habido mucho voto descontento con el bipartidismo que IU no ha sido capaz de convertir en un apoyo explícito a nuestra organización

Esta situación no obedece a causas superficiales, no tiene por qué ser pasajera ni se corrige con una maniobra por arriba  que se concrete en una coalición electoral con Podemos

Es verdad que IU ha hecho una magnífica tarea en el ámbito de los movimientos sociales y que la Izquierda Plural es la expresión de una política de alianzas partidistas globalmente exitosa. Pero esto, como recuerdan los textos de la X Asamblea, no es más que una parte de la construcción de una alternativa ganadora.

"… construir una opción ganadora en la línea de las experiencias que hemos reseñado [Syriza], una opción con la que se sienta representada una mayoría del tejido social, exige algo más: exige credibilidad; exige generar confianza; exige un discurso político dirigido hacia fuera y hacia la mayoría; exige aparecer como una fuerza política alejada del sistema bipartidista y absolutamente centrada en los problemas de la ciudadanía; exige determinación, generosidad e inteligencia en la dirección de los procesos"

 

Sin embargo, confiados en las buenas perspectivas electorales y en el hecho de que nuestra posición hegemónica en la izquierda alternativa era inalterable (creencia que la irrupción de Podemos ha desmentido) no nos hemos dado cuenta de hasta qué punto las demandas de regeneración política exigían una redefinición general de las relaciones con los ciudadanos, una democracia de mayor calidad y una diferenciación clara respecto a los demás… y este mandato de renovación de la propia IU se ha llevado a cabo de manera muy insuficiente

Esta es la razón por la que IU  ha sido percibida por la ciudadanía como una formación distinta en cuanto al programa pero muy parecida a un partido convencional en numerosos aspectos entre los que podemos apuntar los siguientes: una expresión del discurso poco fresca, demasiado convencional y poco emocional; un discurso político poco diverso y que, en la práctica, no atiende suficientemente muchas sensibilidades; una acción institucional que demasiadas veces ha aparecido más centrada en la práctica del esgrima con el resto de partidos que en  los intereses de la ciudadanía; un funcionamiento interno espeso y aburrido, en algunos casos insano, con exceso de verticalidad, poco participativo en lo interno y poco abierto al exterior; una escasa capacidad y/o voluntad de resolver los problemas internos por el sencillo medio de dar la voz directamente a las bases; una  gestión de la confección de la candidatura europea caracterizada por un incumplimiento mayoritario del proceso participativo aprobado “in extremis” por el CPF y generadora de un conflicto interno que saltó al exterior a pocas semanas de las elecciones (un buen ejemplo, por tanto, de hasta qué punto IU sigue prisionera de determinados procedimientos que es imprescindible superar)

Las primarias abiertas a simpatizantes y votantes  son importantes pero está muy lejos de ser el único elemento funcional que IU debe corregir.

 

 

 

IV.- Las tareas de la nueva etapa

Considerando las expectativas que han abierto las elecciones y si nos situamos en la perspectiva de la ciudadanía - que es la perspectiva en la que debemos situarnos siempre -la  pregunta  fundamental que se impone es la siguiente:

¿qué hay que hacer para que IU y el conjunto de la izquierda alternativa consiga sus objetivos estratégicos?

 Los principales retos (aunque no únicos) en este ámbito son dos:

            a) Que se produzca un proceso de convergencia en la izquierda alternativa lo suficientemente profundo para presentar a la ciudadanía un proyecto coherente, creíble e ilusionante y, por tanto, con posibilidades de ganar

            b)  Que IU realice los cambios necesarios para mejorar significativamente su conexión con la ciudadanía y su influencia social y electoral

 

a) El relanzamiento de la convergencia social y política

Nuestro objetivo estratégico ha de ser el que señaló la X Asamblea: generar “un Bloque Social y Político dispuesto a gobernar desde el interés de la mayoría social trabajadora para que el pueblo tome en sus manos su propio destino

 

La convergencia ha de producirse, pues, con otras fuerzas políticas, con la sociedad organizada y con la ciudadanía en general.

La convergencia ha de girar en torno a propuestas programáticas y esta coincidencia programática ha de ser suficiente para convencer a la ciudadanía de que hay alternativa, de que ésta es viable y de que ésta es conveniente.

La convergencia debe hacerse desde abajo, con las organizaciones y con la ciudadanía

IU debe poner en valor y cuidar los acuerdos ya alcanzados con las  formaciones políticas que han formado parte de  la Izquierda Plural pero, por supuesto, ha de intentar ir más allá:  con Podemos sin duda - siempre respetando sus procesos internos - y también con otras  fuerzas políticas

Las coaliciones preelectorales han de ser, en este sentido, elección por elección y circunscripción por circunscripción y  la consecuencia de la coincidencia programática. Dicho de otro modo,  las coaliciones acordadas o frustradas por arriba, más pensando en los intereses de cada partido en presencia que de la ciudadanía, son manifestaciones de la vieja política que es necesario superar.

 

 

a)    La realización de los cambios necesarios para que IU mejore significativamente su conexión con la ciudadanía

La renovación de IU debe recibir un primer impulso rápido y contundente a corto plazo: no tenemos todo el tiempo del mundo. No obstante, la manera como este impulso se lleve a cabo también ha de ser consecuente con el objetivo perseguido, es decir, ha de ser el fruto de un proceso de abajo arriba y no de arriba abajo 

 

Teniendo en cuenta ambos factores, se propone abrir, con carácter inmediato, un proceso participativo, en el seno de IU,  dirigido hacia sus propias organizaciones territoriales y sectoriales, a sus militantes, simpatizantes y al conjunto de la ciudadanía con el objetivo de recoger propuestas relativas a

 

a)    la mejora de la manera de relacionarse con la ciudadanía

b)    la mejora de la política de comunicación y la acción política en general

c)    la implementación de mecanismos de participación directa de nuestros simpatizantes en determinadas decisiones colectivas y en nuestra acción política

d)    la mejora de nuestra acción institucional para hacerla más cercana a la ciudadanía

e)    la feminización de IU

f)     la democratización y apertura de los procedimientos para  la nominación de candidatos

g)     la mejor manera de gestionar políticamente nuestros conflictos internos (más allá de lo que son las garantías estatutarias) dándole voz directa al conjunto de la militancia

h)    la mejora de nuestro código ético para hacerlo más útil y resolutivo en la resolución de situaciones que dañan la imagen de la organización

i)      la introducción de prácticas que incidan en la realidad concreta y representen nuestros valores y objetivos políticos

 

La resultante de este proceso participativo - que ha de ser transparente y horizontal  - se ha de traducir en medidas y acuerdos ejecutivos después del verano por un procedimiento solemne (Consejo Político Federal ampliado o Conferencia)

 

 

LA UNICA CLAVE EN QUE IU PUEDE RESOLVER BIEN LO DE EXTREMADURA

grosske | 08 Maig, 2014 16:38

El PSOE ha decidido presentar una moción de censura en Extremadura en clave claramente electoralista:  quiere hacer un gesto de confrontación con el PP para difuminar el concepto de bipartidismo y las coincidencias básicas que le unen con este partido en la política europea;  y también quiere coger a contrapie a IU situándola en el dilema de o pastelear con el bipartidismo o hacerle el juego al partido de Mariano Rajoy. 

Es, pues, un movimiento en clave partidista donde  los extremeños juegan un papel instrumental y dirigido básicamente a frenar la pérdida de votos que el PSOE padece por su izquierda.

IU puede adentrarse en la misma lógica de la conveniencia partidista e intentar decidir si le conviene más hacerle un guiño al sector más moderado de su electorado o a su sector más radical; o decidir si tiene más fácil defensa  la acusación de contemporizar con el bipartidismo o la de reeditar la famosa pinza con el PP. Sea lo que sea lo que decida, si IU se mete por estos senderos (los senderos de la poltica vieja, de la política partidista, de la política concebida como un ajedrez en el que los partidos  están para arrebatarle casillas y peones al adversario)   estoy seguro de que va a salir escaldada. 

Creo que IU de Extremadura debe atenerse a lo que dijo nuestra X Asamblea sobre renovar la política en base a hacerla con, por y para la ciudadanía y, tranquilamente, evaluar y explorar los diversos escenarios que abre la iniciativa del PSOE, en función de los intereses de los extremeños y, más concretamente, de los extremeños que IU quiere representar. Si IU consigue proyectar esta dinámica hacia dentro y hacia fuera, si consigue actuar (y que se note que actúa) en función de las preocupaciones de los ciudadanos y no de las repercusiones de este tema en la campaña a las Europeas, estoy convencido de que IU saldrá de esta situación reforzada y con mayor credibilidad. Esta es la clave

1 2 3 ... 102 103 104  SegŘent»
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS