Administrar


Estadisticas de visitas

DE POR QUE LA DIPUTADA VICTORIA ROSELL DEBE DIMITIR

grosske | 29 Abril, 2016 11:47


Hace años que vengo sosteniendo que la idea de inhabilitar a lxs politicxs mecánicamente por el hecho de estar imputadxs es un error por cuatro razones:

En primer lugar porque supone delegar en  la judicatura un juicio ético que corresponde a toda la ciudadanía; en segundo lugar, y ligado con lo anterior porque ayuda a eludir las responsabilidades políticas derivadas de  todas aquellas corruptelas e inmoralidades que no tengan una sanción penal; en tercer lugar, porque hay posibles  delitos que es muy dudoso que deban tener una sanción política (por ejemplo las ocupaciones de tierras llevadas a cabo por el SAT) y, en cuarto lugar, porque favorece la interposición de denuncias oportunistas a las puertas de unas elecciones que, a poco que tengan verosimilitud, exigen la imputación por parte del juez e  inhabilitan al candidatx para, poco después, quedar en nada (1)

Dicho esto, y partiendo de la base que el juicio político ha de tener una base ética y no juridico, también me parece evidente que, cuando no se trate de hechos similares a las ocupaciones simbólicas de tierras y  el juez o tribunal mantenga  la  imputación inicial después de haber procedido a la recogida de los primeros testimonios y pruebas (es decir, cuando se haya descartado la posibilidad de que se trate de una denuncia inconsistente u oportunista), es obligada la dimisión para no arrastrar al partido y a la institución a la que se pertenece en el periplo judicial del afectadx.

Este es el caso, clarísimamente, de la diputada canaria de Podemos , Victoria Rosell, que - examinadas las pruebas y testimonios fundamentales por el Tribunal Supremo - continúa imputada por prevaricación. Siguiendo  el razonamiento que acabo de exponer, la Sra. Rosell debería dimitir desde ya y también debería hacerlo, , con mucho mayor motivo, siguiendo el código ético de Podemos que establece, sin más matices, que la imputación por temas de corrupción debe acarrear necesariamente la dimisión

Su negativa a dimitir es decepcionante y lo es aún más el arrope recibido por Podemos, porque es mucho mejor no tener código ético que tener otro convertido en papel mojado y subordinado a lo que se considere, en cada momento, más favorable para el partido

PS: Espero que nadie tenga el mal gusto de recriminarme este escrito porque sea políticamente incorrecto en el marco de las negociaciones de IU con Podemos para una posible convergencia.   La exigencia ética es realmente creíble cuando te perjudica políticamente; si la cosa sólo va de atacar a tus adversarios y de defender a los tuyos no es ética: es la basura de siempre


(1) Los franceses tienen el tema resuelto con la distinción entre "témoin assisté" - (testigo asistido), condición del denunciado en la fase inicial del procedimiento, y "mis en examen" (investigado), condición del denunciado que lo sigue siendo en una fase más madura del mismo. En esta distinción se ha basado el PP para su reforma en la que distingue entre investigado e imputado, pero lo ha hecho de forma tan pésima que, por razones que sería largo explicar,  no resuelve absolutamente nada

LA NUEVA POLITICA Y LA XI ASAMBLEA DE IU

grosske | 28 Abril, 2016 17:51

Esta es la enmienda de adición a todas las ponencias presentadas a la XI Asamblea que voy a impulsar desde Baleares.

Tiene que ver con ser diferentes, con que la ciudadanía no nos vea como una organización más y con prestigiar la política y a nosotros mismos porque, mientras la gente vea la política como un problema y no como una solución, el cambio real es imposible 

Parece un poco kumbayá pero no os engañéis: en temas tan candentes como las confluencias y otros da criterios generales pero muy claros sobre cómo enfocar la cuestión
 

Justificación:

La  regeneración política, que todos y todas exigimos, tiene tres vertientes:

*Cambios en el funcionamiento institucional (ley electoral, mecanismos de democracia directa, transparencia, lucha contra la corrupción, etc.)

*Cambios en la organización y funcionamiento interno de los partidos

*Cambios en la relación entre los partidos y la ciudadanía, es decir, en la manera de hacer política

Esta  última cuestión es la que está menos presente  en el debate político general porque es la menos objetivable y la más  ligada al proyecto político de cada organización. Sin embargo, para una fuerza política transformadora, que aspira a hacer hegemónicos en la sociedad su programa y sus ideas, se trata de un asunto esencial

Entre las ponencias que han obtenido los avales necesarios, el tratamiento que se da a este tema es, en general,  escaso y puntual.

Por  ello  se presenta la siguiente enmienda a todas las ponencias :

Una nueva manera de hacer política: un compromiso ético con la ciudadanía  para transformar la sociedad

Una parte importante de la estrategia neoliberal es la devaluación de la política, de los partidos y de los representantes institucionales porque, con razón, los considera una posible amenaza para sus intereses, una posible limitación a la actividad de los agentes económicos y una distorsión para el funcionamiento del libre mercado.

En cambio, para una fuerza transformadora como la nuestra, la implicación en la vida política de los sectores sociales ampliamente mayoritarios que queremos representar la revalorización de la política es tan importante como el fortalecimiento y la movilización del tejido social

El sufrimiento social asociado a la crisis económica ha suscitado, en general, un mayor espíritu crítico y un mayor interés en la participación política. Sin embargo, nos engañaríamos mucho si ignoráramos que estos fenómenos, inicialmente positivos, se simultanean con un enorme grado de desconfianza hacia la política y hacia los partidos. De hecho, las encuestas siguen indicando  que los partidos políticos, lejos de ser vistos como un recurso, siguen siendo valorados por la ciudadanía como uno de sus principales problemas.

Esta situación es excelente para el sistema y pésima para aquellos que queremos cambiarlo: no es posible transformar democráticamente una sociedad donde predomine el individualismo, la desmovilización social  y  la desconfianza hacia lo público y lo colectivo.

Conseguir este objetivo y acercarnos a una democracia participativa implica múltiples medidas que van desde la lucha contra la corrupción hasta cambios en el funcionamiento interno de los propios partidos, pasando por una ley electoral justa y la implementación de mecanismos de participación ciudadana en los asuntos públicos: es algo que IU tiene bien teorizado y sobre lo que hemos armado un programa político solvente y avanzado.

Sin embargo, este tipo de medidas son insuficientes: también es necesario que los partidos que nos reclamamos de la transformación social cambiemos nuestra práctica política cotidiana y nuestra manera de relacionarnos con la ciudadanía porque ésta es la única manera de salir de la dinámica general, de hacernos realmente creíbles, de generar confianza y, a la postre, de conseguir la hegemonía social para nuestros valores y nuestros programas

En lo que se refiere a Izquierda Unida, la dura realidad es que la ciudadanía no nos ve como algo muy distinto del resto de partidos y que nuestra propia militancia, en las conclusiones del debate previo a esta Asamblea, ha detectado, de forma mayoritaria, características de nuestra acción política que tienen mucho que ver con esta cuestión: que debatimos demasiado de lo interno y poco sobre los problemas de la gente; que no favorecemos la permeabilidad con los simpatizantes y nuestro entorno; que somos rebuscados a la hora de decir las cosas y la gente no nos entiende; que estamos muy centrados en el trabajo institucional  y que, muchas veces,  nos instalamos en una actitud negativa sin que vaya acompañada de una propuesta en positivo.

Es cierto que, en estos y otros terrenos, IU resiste bien la comparación con el resto de partidos, pero, cuando uno decide sustraerse al cómodo juego de la alternancia y apuesta por hacer hegemónicos valores que chocan con los intereses de las clases dominantes, mostrar una comparativa ligeramente favorable es insuficiente.

¿Qué debemos hacer  para responder  a las opiniones manifestadas por nuestra propia militancia y para corregir el desafecto ciudadano que, en buena medida,  compartimos con el resto de partidos?

Pues muchas cosas que, forzando la síntesis,  se podrían resumir en una sola: recuperar la vieja fórmula por la cual el partido ha de considerarse como un medio y no como un fin y, consiguientemente, situar el centro de gravedad de nuestra acción política exclusivamente en los intereses de los sectores sociales que aspiramos a defender y representar.

Es fácil tachar esta formulación de banal o retórica en la medida en que cualquier partido político podría suscribirla sin dificultad, pero éste no es un buen enfoque de la cuestión: el buen enfoque es conseguir romper las inercias que dificultan cumplir en la práctica algo tan fácil de compartir en teoría y, a la postre, traducir esta formulación general en una práctica concreta.

 Desde este punto de vista, IU, tanto individual como colectivamente, debe:

  • Renunciar a la vieja política entendida como una lucha entre partidos que los ciudadanos observan con más o menos interés desde la grada. La nueva política se construye desde abajo, en interactuación permanente con la ciudadanía y, lo más importante, centrando nuestra actividad de partido exclusivamente en  la defensa de aquellos a quienes queremos representar. En consecuencia con lo anterior, debemos minimizar los esfuerzos y la proyección pública destinada a cuestiones que la ciudadanía ve lejanas o poco interesantes, incluyendo, naturalmente, nuestras cuitas organizativas, nuestros conflictos internos y las batallas partidistas de nulo o escaso contenido. Esto significa, entre otras cosas, sustraernos a las exigencias mediáticas que minimizan la difusión de los  proyectos políticos en presencia y priman la presentación de la política como una mera disputa por el poder entre los diferentes partidos
  • Colocar nuestra política institucional y nuestra política de alianzas bajo la luz de una pregunta tan sencilla como ésta: ¿qué alternativa de las posibles es la que más beneficia objetivamente al sector de la ciudadanía al que quiero defender y a la que he pedido o voy a pedir el  voto?. Es sorprendente como , bajo esta perspectiva, algunas posiciones habituales  pierden consistencia y otras, en cambio, cobran un extraordinario valor

  • Ser intelectualmente honestos en el análisis y en el comportamiento; ser serios, rigurosos y sinceros a la hora de explicar lo que hay, lo que hacemos y lo que queremos hacer. Darle solidez y coherencia a nuestro discurso y a nuestra acción política preservando la coherencia entre la teoría y la práctica.

“Sensu contrario”, debemos resistir a la tentación de la demagogia y de los análisis simplistas: la búsqueda de adhesiones en base a discursos vacuos o propuestas irrealizables puede ser rentable a corto plazo pero, tarde o temprano, genera desmoralización social y desprestigio político. La coherencia, por último, no debe ser confundida con el inmovilismo: la coherencia no excluye la autocrítica y la incapacidad para reconocer de forma natural los propios errores

  • Hacer política para los de fuera y no para los de dentro, es decir, tener el coraje de no hacer la política fácil - la que busca acomodarse en los equilibrios internos -  y sí la política más adecuada para los sectores sociales cuyos intereses queremos representar.
  • Ser didácticos, hablar con un lenguaje llano e inteligible y  desterrar los textos y los discursos complejos y únicamente accesibles para una minoría
  • Demostrar en nuestro funcionamiento interno coherencia con lo que proponemos para la sociedad  y para las instituciones que pretendemos gobernar: democracia, participación y transparencia; aplicación de criterios sociales y medioambientales  en la gestión; exigencia de un comportamiento ético (no sólo legal) a todos los miembros de la organización y generación de un espacio amable y tolerante para la propia militancia y para todas aquellas personas que se acerquen a nosotros  para trabajar, colaborar o, simplemente, debatir.

 

 

IU, LAS CONFLUENCIAS Y LAS MEADAS DE CHIP

grosske | 21 Abril, 2016 20:17

Tengo un perro y tres perras que miccionan de forma radicalmente distinta. Ellas, sin duda más normales, mean tranquilamente con el único fin de evacuar cargas innecesarias. Él, en cambio está genéticamente preparado para convertir algo tan sencillo como mear en un aviso a sus congéneres sobre los derechos territoriales que supuestamente le amparan. Por eso las meadas de Chip, que así se llama mi perro, se convierten en un absurdo periplo para dejar el rastro de su aroma en plantas, muros, y mobiliario de exterior: un asco, vaya.

Ahora que Podemos e IU han iniciado tanteos informales de cara a un posible acuerdo electoral, veo un montón de gente, en uno y otro lado, que sienten la necesidad de  depositar en medios de comunicación y redes sociales una secuencia inacabable de advertencias, admoniciones  y predisposiciones del tipo: “en modo alguno vamos a aceptar…”, “no podemos pasar por…”, “sería muy negativo que…”, “no vamos a…”, o “si se hace tal cosa, haremos tal otra…”.

No puedo responder por Podemos pero, hablando de acuerdos preelectorales,  IU tiene muy claro lo que quiere y cómo lo quiere. Así que, como aún no existe ni acuerdo ni preacuerdo, esta actitud no tiene otra consecuencia que marcar territorialmente el debate, generar ruido, provocar una imagen de división interna y, en definitiva, deteriorar un eventual acuerdo.  Talmente lo que hace mi Chip.

A todos los que se embarcan en estas prácticas, me parece importante recordarles lo que el Consejo Político Federal de IU ha acordado reiteradamente en los últimos meses:

"En cuanto a las alianzas , parece razonable defender dentro de IU-UP, por coherencia, defender la convergencia con todos los actores con los que o bien no se pudo o se negaron en el proceso preelectoral anterior y hacerlo en todas las circunscripciones del Estado, con un programa común de izquierdas y respeto a la identidad de todos. Este debería ser el plan A, pero no el único.

Izquierda Unida, en todo caso, se presentará a las nuevas elecciones generales si las hubiera. Se compromete a hacerlo desde la búsqueda clara de la convergencia con el resto de actores que asuman el compromiso de un programa rupturista y alternativo como el que tiene IU-UP. Se compromete con un proceso de convergencia en el que se respeten las identidades de cada cual. Es ese el interés que tenemos desde el convencimiento de que es la mejor alternativa para las clases populares, para los trabajadores y trabajadoras"

Sobre la base de un acuerdo programático… respetando la identidad de cada cual… buscando el beneficio de aquellos a quienes queremos representar… Así se hará si se hace. Y que nadie se equivoque: el texto del CPF que he reproducido lo presentó Cayo Lara y en torno a esto, que nadie se equivoque, se aglutina el 90% de IU

No hay, pues, necesidad de seguir generando ruido ni de ir meando por las esquinas.

Respetemos el proceso, en primer lugar por respeto a la gente que lo ve con ilusión y, también, por respeto a nosotros mismos y, si se llega a un preacuerdo, decidamos entre todos y todas, tranquila y democráticamente,  hasta qué punto cumplen los criterios precitados y si puede considerarse o no satisfactorio. Tan sencillo como esto

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS