Administrar


Estadisticas de visitas

LA XI ASAMBLEA DE IU (I): POCO QUE VER CON LAS DEMAS

grosske | 31 Març, 2016 19:07

Basta echar una ojeada a las normas que van a regir la XI Asamblea de IU para darse cuenta de que una renovación profunda de IU ha empezado ya 

En la aprobación del documento político, el concepto de "tesis "oficial" surgida de la dirección ha saltado por los aires y cualquier texto con 400 avales de tres federaciones va a formar parte del debate.

Además, los documentos en liza van a ser objeto de enmiendas y aportaciones en los  territorios y, finalmente, convenientemente mejoradas por los ponentes (si es que éstos saben lo que les conviene), van a ser votadas no por delegad@s de delegad@s sino por tod@s los afiliad@s y simpatizantes de IU que esté inscritos en la UAR. La votación, además podrá ser por bloques; es decir: se podrá votar, por ejemplo,  la política de confluencias de una ponencia, la política europea de otra ponencia y los criterios organizativos de una tercera.

En cuanto a la futura dirección, los términos precisos en que se va a producir serán definidos por el CPF de 10 de abril pero lo que ya está establecido es que también aquí tod@s los afiliad@s a IU podrán participar en la votación de la nueva dirección 

La mayoría de ponencias (incluyendo la que yo personalmente he firmado) no aterrizan en el sistema concreto de elección de las direcciones pero a mí me seduce particularmente el sistema Dowdall que propone Izquierda Abierta: una buena combinación de poder votar individualmente a tal o cual candidat@ a la dirección y, al mismo tiempo, salvaguardar la representación de las minorías. Es el sistema que se ha usado en UP para la elaboración de las candidaturas a las generales creo que para satisfacción de casi tod@s

Es cierto que los actuales Estatutos dificultan la ejecución de estos cambios con carácter previo a la Asamblea y que la actual dirección tendrá que hacer encaje de bolillos para compaginar la legalidad estatutaria con los nuevos métodos. Sin embargo, la voluntad de cambio que la militancia expresa (y sobre la que volveré en un próximo escrito) bien merece el esfuerzo de adaptación a los nuevos métodos  y el riesgo de que nos liemos un poco en el proceso .

LA VERDAD ES REVOLUCIONARIA, TAMBIEN EN LA INVESTIDURA

grosske | 05 Març, 2016 21:45

El PSOE acaba de anunciar que lo suyo con Ciudadanos va en serio y que están casados por la Iglesia. Algunos se escandalizan pero no es mi caso porque este acuerdo PSOE-C’s y su blindaje sin fisuras casa perfectamente con el análisis que IU ha hecho históricamente sobre las hipotecas y limitaciones de la política socialista.

Compadezco a quienes siguen la política como si fuera realmente este teatrillo de amoríos, peleas, requiebros, seducciones, acuerdos y desacuerdos, ahora te llamo, ahora no te llamo, ahora te quiero y ahora no, ahora eres – como decía el PSOE de Ciudadanos durante la campaña -  “las nuevas generaciones del PP” y ahora eres mi marido… porque es imposible que se enteren de nada.

Lo mejor que tiene Garzón es que (aun pudiéndose equivocar, como todo el mundo), cree en lo que dice y dice lo que cree. Que sea por muchos años porque estoy convencido de que aquel “La verdad es revolucionaria” de Gramsci está más vigente que nunca: la prueba “a contrario” es la cantidad de mentiras que necesita  la reacción

Mañana se reúne  la dirección federal de IU y hablaremos de la investidura. Como durante estos meses no hemos hecho teatro, tendremos la oportunidad de analizar la situación con frialdad y con el objetivo principal de servir a los sectores sociales que queremos representar.

Mañana deberíamos ser capaces de ser honestos con nosotros mismos y con la ciudadanía y afrontar cosas elementales como estas:

1)      Que lo de un gobierno de izquierdas sustentado en una mayoría parlamentaria de izquierdas es un mito fomentado por algunos para justificar sus tácticas teatrales. Quien no lo tenga claro, que examine despacio los resultados electorales o que lea este artículo de Ignacio Escolar (otro que tampoco miente) http://www.eldiario.es/escolar/estrategia-pinza-fracasado_6_490361013.htm 

2)      Que, aunque tal mayoría existiera, la presencia mayoritaria del PSOE en dicha mayoría impediria llevar a cabo muchas medidas imprescindibles para que un gobierno de izquierdas sea digno de tal nombre

3) Que buscar en la negociación un resultado cercano a nuestro programa (proceso constituyente, nacionalizaciones, salida de la OTAN, enfrentamiento con la Troika, etc) sería una quimera.

4)      Que, a pesar de todo lo anterior, el programa PSOE-C’s contiene medidas objetivamente positivas que es necesario evaluar en su justa medida: le debemos a la ciutadania y a nuestro electorado un anàlisis ponderado de lo que no se menciona, de lo que se menciona negativamente y de los que se menciona positivamente

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es evidente que nuestra participación en un gobierno surgido de las elecciones del 20-D e, incluso, un pacto de legislatura  no tendría sentido. Lo que nunca nos hemos planteado “de momento”, debe ser negado, a la vista del pacto PSOE- C’s,  de manera taxativa

Por tanto, para no enredar a la ciutadania alimentando falsas expectativas, debemos elegir entre apostar desde ya por la disolución de las cámaras o bien reformular nuestra relación de 16 puntos para negociar la investidura y reconvertirla en una relación de medidas concretísimas e irrenunciables associables a nuestra eventual abstención.

La primera opción es, sin duda,es la más sencilla y tiene la ventaja de lo elemental: si el juego  no es favorable, volvamos  a repartir las cartas.

Lo único que nos puede detener y adoptar otra posición es el riesgo de que las cartas nuevamente repartidas sean aún peores.

En contra de lo que nos suele gustar a los twitteros, la decisión no es sencilla ni se puede explicar en 140 caracteres: bienvenidos a la realidad 

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS