Administrar


Estadisticas de visitas

ANGUITA, ANDALUCIA, EXTREMADURA Y MAS

grosske | 20 Desembre, 2014 13:33

Según el "Manifiesto por una Democracia Soberana",  publicado hace pocos días, IU necesita hacer tres cosas para tener autoridad moral  y afrontar los procesos de convergencia: renovar las  direcciones a todos los niveles "y al ritmo conveniente"; "marcar con más claridad" nuestra condición de oposición en Extremadura y salir del gobierno de la Junta de Andalucía.

Desde el máximo respeto a tod@s l@s firmantes, daré por buena la primera propuesta, plantearé la inconsistencia de la segunda y de la tercera y pondré sobre la mesa otras cuestiones que me parecen mucho más relevantes para la credibilidad de IU.

IU de Extremadura no puede marcar con más claridad "su condición de oposición", sencillamente porque no está en la oposición. Si así fuera, el gobierno extremeño del PP no hubiera aprobado sus presupuestos anuales sobre la base de nuestra abstención y tampoco hubiera durado cuatro años. Lo que hay en Extremadura es un pacto tácito de legislatura que se materializa en los acuerdos necesarios para mantener al PP en el Gobierno y que se condimenta con desacuerdos puntuales que, sin cuestionar el pacto tácito global, sirven básicamente para camuflarlo. IU de Extremadura, por tanto,  no está a tiempo de marcar un papel de oposición que nunca ha jugado realmente y se ha embarcado en un pacto que muchos no hemos entendido por una sencilla razón: porque IU-Extremadura no ha podido explicar en qué sus acuerdos con el PP han derivado en unas medidas de gobierno  más cercanas  a las deseadas por IU que la que  hubieran podido resultar de un acuerdo con la otra fuerza política presente en el Parlamento extremeño.

En cuanto a la tercera propuesta, el Manifiesto apuesta por abandonar el gobierno de la Junta de Andalucía  porque participar en él desmiente nuestras críticas al bipartidismo (no se aporta otra razón). Es un argumento respetable, aunque yo no lo comparta en estos términos, pero, por vueltas que le doy, no llego a entender por qué se utiliza en la Junta de Andalucía y no se utiliza en el caso de los cientos de Ayuntamientos en los que también gobernamos con el PSOE.

Se me dirá, quizás, que las escasas competencias municipales facilitan llegar a acuerdos con una fuerza de la que disentimos, sobre todo, en temas más estratégicos y que no se dirimen en el ámbito municipal. Pero si éste fuera el argumento, tendríamos que convenir que, en realidad, es también aplicable a las Comunidades Autónomas. Que yo sepa, las autonomías son tan poco competentes como los Ayuntamientos en legislación laboral,  legislación básica general sobre educación y salud, el núcleo duro de la política financiera y tributaria, en pensiones y en los otros grandes canales por los que penetra el grueso de las políticas neoliberales.

Hechas estas precisiones, y como yo también pienso que IU necesita incrementar su caudal de credibilidad, paso a exponer de dónde, en mi humilde opinión, la tenemos que sacar.

En medio de un sufrimiento social enorme, con un descrédito muy importante de la vieja política, el hueco para generar confianza es aparecer como:

Primero, una fuerza con soluciones reales y practicables a los problemas concretos de la gente

Segundo, una fuerza sincera, que no promete cosas que no puede cumplir, que dice a menudo "haremos todo lo que esté en nuestras manos para" y capaz de decir incluso aquello que es difícil decir

Tercero, una fuerza honesta, que explica con claridad lo que quiere hacer y cómo lo hará… Y que no hará otra cosa cuando esté en el gobierno

Y, cuarto y lo más importante, una fuerza centrada en eso: en lo que hay que hacer, capaz de cerrar acuerdos si éstos permiten avanzar en la línea prometida y que no los cerrará si significan avanzar voluntariamente en sentido contrario.

Si alguien piensa que todo esto es una ristra de chorradas sin verdadero contenido político,  me permitirá que le replique que está instalado en la vieja política.

La nueva política, la que la gente reclama y necesita, no es sólo, en mi opinión, usar las redes sociales, votar por internet, poner a gente joven en las candidaturas  o hacer primarias abiertas; la nueva política es que los partidos dejen de parecer jinetes compitiendo en un hipódromo ante la mirada lejana de la gente (pendientes, básicamente, de pensar lo que tienen que hacer para  sacarle dos metros de ventaja al vecino)  y  convertirse en meros instrumentos de los sectores sociales a los que quieren representar: permeables, cercanos y, sobre todo, muy muy pegados a sus problemas concretos. Hagamos  nuestros programas exclusivamente pensando en estos problemas y hagamos nuestros pactos exclusivamente en función de la mejor manera de poner en práctica la mayor parte de nuestros programas… y estoy seguro de que nos irá muy bien

LA TRANSPARENCIA SOBRE PACTOS, UNA EXIGENCIA DEMOCRATICA

grosske | 16 Desembre, 2014 20:31

El PP está a punto de perder la mayoría en el Estado, en muchas Comunidades Autónomas y en muchos Ayuntamientos. Es lo más probable

Por otra parte, es casi seguro que construir  mayorías alternativas al PP el año que viene necesitará del acuerdo mínimo de dos partidos y, en algunas instituciones y comunidades autónomas, de cuatro o más partidos.

Examinando el tema institución por institución (tal Ayuntamiento, tal Comunidad, el Gobierno del Estado…), ¿habrá tales acuerdos o no? En cada caso, ¿quién es compatible con quién y quién es incompatible con quién?... ¿y por qué?

Creo que la ciudadanía tiene derecho a saberlo. Lo ha tenido siempre, probablemente, pero lo tiene ahora más que nunca por varias razones de peso: porque mucha gente sufre ahora más que nunca y porque mucha gente espera  un cambio con verdadera ansiedad. Y yo pienso que esta mayoría social por el cambio que dibujan todas las encuestas tiene derecho a saber cuáles serán las consecuencias de su voto.

Esta reclamación no es ociosa: hace un año, los alemanes votaron mayoritariamente por el cambio pero un pacto entre la CDU y los socialistas  ha permitido la continuidad de Merckel en el Gobierno; en Navarra, UPN gobierna por la negativa del PSOE a pactar con Bildu y, en Extremadura,  el PP gobierna por la negativa de IU a pactar con los socialistas (cuando en la campaña electoral se había prometido lo contrario)

No entro ahora a valorar  estos casos concretos y si son positivos o no,  pero sí que los utilizo para reivindicar el derecho de las electores a saber cuáles son las consecuencias de votar a tal o cual partido y el derecho a que los partidos no utilicen su depósito de confianza sin ningún tipo de limitación. Preservar estos derechos ciudadanos me parece una medida de radicalidad democrática bastante más sustantiva que las primarias abiertas o votar por internet.

Sé perfectamente que hablar de pactos postelectorales es una cuestión incómoda para cualquier partido porque, al hacerlo, empaña la contundencia de su propuesta programática, pierde votos más que los gana y, además,  genera tensiones en sus propias filas.

Es mucho más cómodo  decir que uno pide la mayoría para no tener que pactar, que el programa es como un contrato y que, en todo caso, ya hablaremos de pactos cuando el pueblo soberano se haya pronunciado… u otras generalidades por el estilo. La fórmula de apelar a un referéndum entre militantes y  simpatizantes es mejor que una decisión cupular y tiene un tinte de modernidad  pero no evita en lo absoluto el problema de fondo: que la inmensa mayoría de la gente que ha votado al partido en cuestión tenga que observar  como un espectador pasivo que su voto sirva para apuntalar unas políticas u otras totalmente diferentes (o que, vía referéndum, se desmienta una promesa electoral como en Extremadura)

Por tanto, me parece esencial,  una cosa tan sencilla como poco frecuente: garantizar que la ciudadanía, cuando vote, sepa exactamente las consecuencias de lo que está votando. Tanto si el partido al que ha votado  llega a acuerdos como si no, los electores han de saber con anticipación qué condiciones mínimas van a cumplir los acuerdos y cuáles son las cuestiones que van a provocar los desacuerdos

La razón es de peso: ser honestos con la ciudadanía y no frustrarla innecesariamente.

Yo emplazo a los partidos, empezando por IU, a que nos retratemos antes de las elecciones, que no sólo intentemos seducir al electorado sino que nos explicamos y nos comprometamos ante él. En otras palabras: que seamos honestos y transparentes.

La fórmula para conseguirlo es sencillísima: establecer los mínimos  necesarios - programáticos o de otra índole e institución por institución - para llegar a acuerdos de investidura o de gobierno compartido.

Honestidad! honestidad y transparencia!, esto sí que es moderno y un avance democrático! 

5 COSAS POR LAS QUE IU SUBE Y MÁS QUE SUBIRÁ

grosske | 07 Desembre, 2014 20:57

No lo digo por la encuesta de hoy de El Pais porque  ya he expresado en muchas ocasiones que hacer encuestas en un ambiente político cada vez más revuelto es extraordinariamente difícil.

Lo digo porque IU ha hecho un análisis serio de las europeas, ha generado buenas noticias desde hace un par de meses y, si sigue en esta línea, estoy convencido de que los frutos, aún muy incipientes,  serán cada vez mayores.

La primera, el gesto de Cayo Lara de no presentarse a las primarias, ha sido un acto de generosidad extraordinaria, consecuencia de su percepción, creo que correcta, de que IU necesitaba renovar su principal cartel electoral.

A falta de lo que se decida en las primarias,  la disponibilidad de Alberto Garzón - una extraordinaria mezcla de rigor intelectual, preparación académica, compromiso social, frescura de ideas e insultante juventud (esto último, al menos, para quienes le doblamos la edad) - ha sido la segunda buena noticia (en la encuesta de El Pais, es el segundo político mejor valorado).

La tercera buena noticia ha sido la extensión en mancha de aceite de la  apuesta franca por fórmulas de unidad popular tipo Ganemos para afrontar las elecciones municipales y una buena parte de las autonómicas (y que, permitidme el pronóstico, también será la fórmula de las generales de noviembre introduciendo los debidos ajustes). El cambio es radical. A principios de año el funcionamiento clásico y cupular de IU daba su "canto del cisne" con la elección de la candidatura europea mientras otros capitalizaban al 100% las nuevas formas de hacer política, la apertura y las decisiones adoptadas entre tod@s. Sólo meses después, es IU la que pone en marcha fórmulas unitarias y tomas de decisión sobre la base de una persona/un voto (sin negociaciones cupulares) mientras otros actúan como un partido centralizado, con direcciones estatales monolíticas y excluyentes de las minorías, interviniendo en lo que se tiene que  hacer en el último municipio del país y abjurando de coaliciones y procesos unitarios porque opinan que, para unidad popular, ya están ellos.

La cuarta buena noticia, es el sobresaliente que IU está obteniendo en materia de ética política. El post-25M lo inauguró Willy Meyer con un gesto espectacular: dimitir por algo absolutamente legal y que la inmensa mayoría de eurodiputados continúan haciendo. Fue un gesto que le honró y que puso el listón muy alto (que es donde debe estar). Desde entonces, IU ha decidido ir mucho más allá que PSOE y PP en el tema de Bankia y las famosas tarjetas "black" y muy pronto va a exigir responsabilidades políticas "in eligendo" e "in vigilando" a personas que en lo absoluto tuvieron comportamientos irregulares. En cuanto al supuesto "caso Tania Sánchez" no debería ni mencionarlo porque, sencillamente, no hay caso http://www.eldiario.es/politica/Tania-Sanchez_0_331767661.html y ni siquiera ha lugar a plantear responsabilidades políticas de ningún tipo porque, al tratarse de actos contractuales, el Ayuntamiento no sólo hacía lo que debía sino lo único que podía hacer sin incurrir en prevaricación.

La quinta buena noticia fue el Encuentro Político y Programático del mes pasado, no tanto por los acuerdos alcanzados sino porque simboliza lo que tiene que ser la quinta y mejor noticia en los próximos meses: una IU absolutamente volcada en lo que hay que hacer para solventar los problemas de la gente pero ¡ojo! desde el rigor y la honestidad, sin prometer  lo que no se puede ofrecer y dejando claro cómo se piensa administrar el depósito de confianza que recabará en forma de voto. La ciudadanía parece dispuesta apostar por el cambio y nada sería más penoso que llevarla a un escenario de frustración y de nuevos desencantos

EL "PAPELITO" DE ERREJON

grosske | 05 Desembre, 2014 17:59

Hace poco más de una semana escribí que el contrato de Errejón era una corruptela incuestionable y un uso indebido de recursos públicos. http://grosske.balearweb.net/post/121497

Mis buenas hostias me costó porque hay mucho progresista que piensa que el juicio ético debe ser guardado en un cajón cuando corre el riesgo de hacerle el juego a la derecha.

No es mi caso, desde luego. Por eso, ahora que la Universidad de Málaga ya parece asumir lo que yo sostenía en el mencionado artículo, ha suspendido de empleo y sueldo  a Errejón y ha expedientado a quien tenía la obligación de controlar el cumplimiento de su contrato, reincido en el tema para quejarme por la pésima reacción de Podemos y del propio Errejón ante la situación creada.

Dijo ayer Errejón que lo único que pasaba es que a su relación contractual con la Universidad le faltaba "un papelito"… y eso me parece un insulto a nuestra inteligencia casi tan grande como los que cometen a diario los principales medios de "des"-información.

Conviene aclarar que el "papelito" en cuestión no era ni la partida de nacimiento ni la fotocopia compulsada de sus notas académicas. El "papelito" era, ni más ni menos, el que tenía que autorizar la compatibilidad de su investigación (que exigía la máxima dedicación horaria contemplada por la norma) y la dirección de la campaña electoral de Podemos a las elecciones europeas (actividad también retribuída y que todos sabemos que exigió una máxima dedicación).

El "papelito" que falta es, pues, un "papelito" que era imposible de obtener porque ni el director de la investigación ni nadie en su sano juicio - por muy amigo y compañero de partido que sea - estaría dispuesto a decir que ambas dedicaciones eran compatibles. La falta del "papelito", por tanto, no es una formalidad: es la consecuencia de lo que constituye la cuestión  de fondo, que Errejón cobraba de la Universidad por una dedicación muy por encima de la que realmente ejerció y de la que sabía que podía ejercer.

En una cosa estuvo acertado Errejón: su caso nada tiene que ver con Bankia o con Gürtel, pero eso sólo nos ayuda a dimensionar la cuestión, no le exonera a él de hacer lo que tenía que hacer desde el principio: pedir disculpas y devolver el dinero

¿TANIA SANCHEZ, INOCENTE O CULPABLE?

grosske | 02 Desembre, 2014 22:48

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Tras incursiones en otros temas que apenas han tenido recorrido, Tania Sánchez está siendo acusada de nepotismo y de favorecer con contratos municipales a una cooperativa administrada por su hermano.

La cooperativa en cuestión obtuvo entre 2003 y 2008 14 contratos del Ayuntamiento  por un total de 1,2 M de €. Es cierto que, de estos 14 contratos, sólo uno se adjudicó siendo Tania Sánchez concejala del Ayuntamiento pero también es cierto que, técnicamente,  este dato no quita un ápice de verdad al titular de El País de hoy: "El hermano de Tania Sánchez logró contratos en Rivas por 1,2 millones".

Para valorar la gravedad del tema, la cuestión de fondo que nos debemos plantear  es la siguiente: pueden los Ayuntamientos contratar a familiares de los miembros del equipo de gobierno? La respuesta es inequívoca: sí. Y lo que es aún más arriesgado:  también se pueden contratar  a empresas propiedad de  militantes del mismo partido y/o de personas con las que se hayan compartido todo tipo de aventuras políticas, académicas, sociales o sentimentales.

Como compensación al riesgo que ello supone, la Ley ha convertido la contratación en uno de los actos administrativos más reglados y donde más detallamente se predeterminan los trámites y requisitos que han de reunir los expedientes.  Eso no quiere decir que no pueda haber irregularidades, quiere decir que las irregularidades son objetivas, poco opinables y fáciles de detectar.

¿Qué sucede, pues, cuando hay contrataciones "de riesgo" donde hay intereses compartidos entre contratantes y contratados?. Pues que la obligación de la oposición, de los medios de comunicación y de la ciudadanía en general es examinar aún con mayor celo estos expedientes y comprobar que todo se haya ejecutado sin menoscabo de los intereses públicos.

¿Es éste el caso de los expedientes en cuestión?. Sin haberlos examinado personalmente, estoy plenamente convencido de que sí. ¿Por afecto hacia Tania? En lo absoluto: por un razonamiento bastante elemental.

El último contrato es de hace seis años!; la oposición del PP lleva interesándose por ellos desde que se firmó el primero hace once años!!; los medios de comunicación  (La Razón, ABC, El Mundo, El País, la Cadena Ser  y la super-super progre La Sexta) llevan una semana dándole vueltas al tema …. y todavía estoy esperando que uno de ellos, una sola vez, diga que  tal o cual  expediente tiene tal irregularidad que supuso que el contrato no fuera adjudicado a la empresa correcta. ¿Soy demasiado audaz al pensar que si no lo han hecho es porque no pueden?

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS