Administrar


Estadisticas de visitas

ERREJON, PODEMOS Y LA ETICA POLITICA

grosske | 25 Novembre, 2014 20:35

A la gente progresista, nos es muy fácil pedir la dimisión de Monago por algo técnicamente legal pero que consideramos, con razón, moralmente reprobable. Y también nos es muy fácil criticar hasta la extenuación la actitud prepotente de Esperanza Aguirre ante los policías madrileños que intentaron sancionarla. Pero esto no tiene ningún mérito particular. Lo meritorio y lo respetable es que tengamos el rigor ético necesario como para aplicar la misma vara de medir a los que queremos y a los que detestamos, a nuestros aliados políticos y a nuestros adversarios. Si no somos capaces de hacerlo, si nuestras apelaciones a la ética son siempre interesadas, si tememos hacerle el juego a la derecha cuando criticamos a uno de los nuestros o si intentamos levantar barreras defensivas invocando ataques conspirativos,  nuestra postura no sólo carecerá  de todo valor sino que contribuirá, objetivamente, a degradar aún más el clima ético de nuestro país.

Viene esto a cuenta de la resistencia y el rechazo que encuentra entre mucha gente progresista algo que es por demás obvio: que el contrato de Errejón con la Universidad de Málaga es una corruptela incuestionable y un uso indebido de recursos públicos.

Para inflar el globo de un caso de corrupción menor y para nada comparable con saqueos sistemáticos a los que hemos sido sometidos, algunos medios han dirigido su atención hacia cuestiones discutibles y de poca importancia que, a la postre, han sembrado más confusión que claridad.

En el marco de una investigación, el horario en que se desarrolle el trabajo (¡digo horario, no dedicación!) o el lugar en que éste se realice son cuestiones muy menores. El perfil de la plaza puede despertar sospechas en la medida que la primera vez que ésta fue publicada sólo se presentó el propio Errejón y la segunda, a raíz de la renuncia de éste, nadie se ha presentado. Sin embargo, es difícil transformar esta sospecha en una conclusión sólida. Por último, la vulneración de la cláusula de incompatibilidad en la que ha incurrido Errejón, y que es incuestionable, tampoco sería, en sí misma, algo de particular gravedad si el contexto hubiera sido  una actividad menor y puntual que no le hubiera impedido cumplir con su contrato.

Sin embargo, lo que es intolerable y lo que obliga a Errejón a devolver el dinero y pedir disculpas es que la vulneración de la cláusula de incompatibilidad se haya producido por realizar una actividad política de intensísima dedicación e incompatible de hecho (y no sólo de derecho) con el contrato suscrito con la Universidad. Dicho en palabras llanas: por cobrar dinero público a cambio de algo que nunca realizó en los términos contractuales previstos y que, cuando firmó el contrato, ya sabía que no iba a realizar.

En todos los contratos de servicios tiene que haber una relación coherente entre lo que cobra el prestatario del servicio y la dedicación que el servicio precisa. En algunos casos, esta dedicación es simplemente presumida o calculada y la administración lo único que exige para pagar es que el servicio se haya prestado en un plazo predeterminado y con unos estándares de calidad igualmente predeterminados. No es el caso del contrato que nos ocupa: aquí se exige dedicación plena, 40 horas semanales, y se incluyen, por si hubiera dudas, cláusulas de incompatibilidad y de disponibilidad. Es decir, lo que contrata la Universidad es una dedicación plena y cotidiana de un investigador a la tarea encomendada

 Cuando el contrato entra en vigor faltaban sólo dos meses para la celebración de las elecciones europeas y Errejón sabía que una tarea en la que se iba a "dejar la piel", según sus propias palabras, y por la que cobró de su propia organización política, era incompatible con el cumplimiento pleno de las condiciones del contrato. Lo sabía él y lo sabe cualquiera que sepa lo que es una campaña electoral de circunscripción única y ámbito estatal. Lo sabía él y lo sabe cualquiera que se asome a su twitter, a su Facebook o que quiera rastrar a través de internet su frenética actividad.

 

Hace poco,  Errejón ha renunciado a su plaza reconociendo, de forma imprudente,  que su inclusión en la dirección de Podemos no le permite cumplir con sus obligaciones contractuales. Es cierto, sin duda, pero todos sabemos también que, desde mucho antes de la celebración del congreso de Podemos y desde antes de firmar el contrato con la Universidad, Errejón no sólo formaba parte de la dirección de Podemos: formaba parte del pequeño núcleo dirigente que, con un trabajo ímprobo y extenuante, levantó su organización de la nada 

LA BUENA (Y QUIZAS UNICA) SALIDA PARA IZQUIERDA UNIDA

grosske | 09 Novembre, 2014 16:00

IU tiene salida. Y esta salida no pasa ni por migrar a otros espacios  ni por  hacer dejación de nuestros valores. 

 

Las progresivas desigualdades sociales, las políticas neoliberales que están acabando con  nuestros derechos sociales y laborales, la destrucción progresiva del ecosistema y el déficit democrático que padecemos obedece a causas mucho más profundas que la corrupción o el anquilosamiento de nuestro sistema político. La causa es el sistema capitalista, ése que subordina a intereses particulares los intereses colectivos y el que, incluso en su versión más "calvinista" y honesta, tendría efectos parecidos. Por éso, incluso en estos momentos de merecido desprestigio de la política, no podemos renunciar a ubicar correctamente el enemigo principal y hemos de tener el coraje de decir que política es el único valladar con el que cuenta la ciudadanía para hacer frente a los grandes poderes económicos.

 

En política, sin embargo,  un análisis acertado está lejos de ser suficiente y, en momentos de tanto sufrimiento social, IU no puede resignarse a jugar un papel secundario en el devenir de los acontecimientos. IU, por tanto, ya no tiene margen para el error,  ni para la pereza, ni para el temor, ni para confiar en el fracaso de otros  ni para esperar a que, tarde o temprano, la historia nos dará la razón.

 

IU ha de salir hacia delante, en tromba y  sin vacilaciones a hacer cosas como la que aquí se proponen  y lo que hemos acordado mil veces hacer  en  tres  ámbitos fundamentales e interrelacionados: la relación con la sociedad, la convergencia social y política  y el funcionamiento interno … pero en los que  que sólo hemos avanzado de manera muy parcial.

 

I.- La relación con la ciudadanía

 

El desprestigio de la política viene de lejos y se equivoca quien piense que sólo está asociado con el tema de la corrupción. Otros factores muy poderosos lo han provocado:

a)  La percepción de que las cuestiones que ocupan la agenda político-institucional están en demasiadas ocasiones muy alejadas de los problemas que más preocupan a la ciudadanía

 

b) La percepción de que los partidos ("los políticos") dedican más tiempo a sus problemas internos y a disputar espacios con los demás que a buscar soluciones a los problemas de la ciudadanía.

 

c) La percepción de que los partidos prometen muchas cosas durante la campaña electoral pero que después no las hacen o  hacen cosas muy distintas o incluso contrarias.

 

La solución para las dos primeras cuestiones es clara: generar confianza;  un discurso político dirigido hacia fuera y hacia la mayoría, aparecer como una fuerza política absolutamente centrada en los problemas de la ciudadanía, y por tanto, con un discurso diverso en cuanto a su "temática" y fresco y emocional en la expresión.

 

La solución para la tercera cuestión, la de los programas electorales, merece consideración aparte porque estoy convencido de que, frente a quienes incumplen los programas y frente a quienes no los concretan para contentar a todo el mundo, IU tiene un espacio para, desde el rigor y la sinceridad, obtener la confianza de la ciudadanía.

 

Cuando pedimos el voto, casi todos decimos que el programa que presentamos es como un contrato con los electores, pero hemos de reconocer que, si así fuera, la mayoría de programas  serían  contratos llenos de cláusulas abusivas y que provocan indefensión en la parte "votante". De ahí la percepción devaluada y poco fiable que la ciudadanía tiene de los programas electorales.

 

En este sentido, IU debería establecer un compromiso ético sobre la redacción de los programas electorales que incluyera seis compromisos :

 

1.- una distinción clara entre los  deseos y las promesas concretas

 

2.-  una distinción clara entre las promesas a largo plazo y las promesas cumplibles en los siguientes cuatro años

 

3.-  una distinción clara entre los compromisos  que es posible satisfacer sólo desde la institución de que se trate y los que necesitan del concurso de otras instituciones

 

4.- la cuantificación y concreción de los compromisos o, caso contrario, una explicación de su indefinición

 

5.- Caso de gobernar, una distinción clara entre los compromisos que son innegociables y los que no

 

6.- En el caso de las votaciones de investidura, idéntica claridad en el programa sobre aquellos compromisos  a los que se condicionaría dicha investidura

 

Este compromiso ético no sólo es importante de cara a la ciudadanía, también va a ser útil para la racionalización y cohesión de nuestra propia actuación política posterior a las elecciones

 

II.-La convergencia social y política

 

El mandato de la IX Asamblea de IU (la refundación) y el de la X Asamblea ( la construcción de Un Bloque Social y Político) han tenido una gestión pacata y claramente insuficiente.

 

Ha sido un error grave que hemos cometido por un exceso de confianza en nuestras crecientes expectativas electorales y que hay que corregir.

 

La divisa ha de ser darle el máximo impulso al siguiente mandato de la X Asamblea:

 

"Ya no se trata tan sólo de recomponer el espacio de la izquierda alternativa sino de construir un proyecto de mayorías , un gran frente social y político que además de resistir a las políticas de austeridad , desarrolle un nuevo proyecto para el conjunto del Estado y un movimiento popular de amplia base para llevarlo a cabo"

 

Afortunadamente, las experiencias municipales que toman como referencia a "Guanyem Barcelona" se están extendiendo por todo el Estado de forma viral y constituyen el mayor empuje que ha conocido el proceso de convergencia que pretendemos impulsar.

 En este contexto, reproduzco aquí las directrices que presumiblemente aprobará próximamente la Asamblea de EUIB:

 

1.- La prioridad es ahora la convergencia en torno a un proyecto político y electoral de amplio espectro, sabiendo que, si éste funciona, será el mejor marco para, más adelante, afrontar la recomposición de la izquierda alternativa

 

2.- Debemos lanzar un mensaje claro sobre la importancia de las próximas citas electorales. Si las europeas fueron el primer round, en diciembre de 2015 el combate ya habrá terminado y el resultado final determinará nuestro futuro durante largo tiempo

 

3.- Debemos hacer comprender que estas citas electorales forman un todo inseparable: las municipales y autonómicas serán decisivas para las generales y las generales serán las más decisivas para las condiciones de vida de la gente. Dicho de otra manera: los proyectos estrictamente municipales o incluso autonómicos pueden resultar muy frustrantes porque, desde estos ámbitos, se pueden paliar pero no se pueden solucionar los problemas más sangrantes que sufre la ciudadanía (paro , pensiones, salud, educación, vivienda, lucha contra la exclusión, derechos sociales y laborales, etc.)

 

Dicho en otras palabras, los procesos de convergencia municipal deben intentar extenderse a las autonómicas y, más adelante, con las adaptaciones necesarias, a las elecciones generales

 

4.- Sin renunciar a explicar lo que se señala en el punto anterior, debemos ser conscientes de que la unidad popular se debe construir de acuerdo con los siguientes criterios:

 

a) con un programa claro de enfrentamiento con las políticas neoliberales, de profundización democràrica, lucha contra la corrupción, creación de empleo, protección medioambiental y avance en los derechos sociales y laborales

 

b) de una manera autónoma y modular: la participación de una persona, colectivo o partido en el proyecto unitario de un determinado ámbito institucional no debe implicar su participación en el resto de instituciones

 

c) dando protagonismo al activismo social y la sociedad civil. Los procesos de convergencia para la construcción de la unidad popular no pueden salir de un acuerdo entre partidos (método clásico, que choca con el deseo de protagonismo que tiene la ciudadanía y que, además, sería menos eficaz o incluso entorpecedor para obtener los efectos pretendidos)

 

e) integrando los partidos y colectivos que deseen participar (siguiendo el modelo, por ejemplo, de Guanyem Barcelona): tan inconveniente sería que el protagonismo no fuera del activismo social como prescindir del capital político, electoral y jurídico de los partidos que quieran participar

 

f) Funcionando de manera estrictamente asamblearia y sobre la base de una persona / un voto, tanto en cuanto a la redacción de los programas como en cuanto a la confección de las candidaturas y la gestión llevada a cabo por los representantes electos

 

g) Garantizando la estabilidad del proyecto y evitando la frustración de los electores. En este sentido, es esencial hacer programas electorales serios y que sean un verdadero contrato electoral con los electores, que prevean los distintos escenarios y adopten una actitud honesta hacia el electorado

 

III.- El funcionamiento interno

La Presidencia de IU de dia 7 de junio aprobó cosas tan interesantes como éstas:

 "Está en nuestra mejor tradición el saber hacer autocrítica... Algunos de nuestros métodos deben cambiar, de abajo a arriba y también de arriba abajo… IU ha podido ser percibida con un programa distinto y un proyecto alternativo al bipartidismo, pero en otros aspectos con un funcionamiento muy convencional, espeso, disgregado y, en ocasiones, poco ágil para la lucha social… Creemos en la necesidad de un giro hacia la “calle” y una mayor redefinición general de las relaciones con la ciudadanía, profundizar en la participación y una democracia de mayor calidad en lo interno, así como una renovación profunda de formas y métodos de relacionarnos entre nosotros mismos y con la gente"

 

Desde entonces se han dado pasos importantes: las primarias para la nominación de candidatos - no ha mucho cuestionadas - se están imponiendo en nuestro funcionamiento cotidiano por una razón muy simple: porque militantes y simpatizantes tienen el sano e imperioso deseo de participar directamente en las decisiones que consideran importantes. Las maneras concretas de articular estas cuestiones habrá que evaluarlas e ir afinándolas en su momento pero, como mínimo, el tren se ha puesto en marcha y es imparable.

 

El Encuentro Político y Programático de día 22 de este mes va en la misma línea: participación directa y horizontal en los debates

 

Algunas cosas que quedan por hacer o en las que es necesario profundizar:

 

- En materia de ética política, y en concreto, con el caso Bankia, IU ha hecho una apuesta por ir más allá que cualquier otra fuerza política y depurar responsabilidad estrictamente políticas por parte de personas que no han cometido ningún tipo de infracción jurídica. Es una apuesta valiente, que marca la diferencia y que hemos de culminar con éxito y  a la mayor brevedad.

 

-En este mismo ámbito, hay que revisar nuestro código ético de 2006 que está lejos de ser un instrumento útil para tomar las decisiones que las circunstancias demandan

 

- En el funcionamiento interno, hay que normalizar y convertir en algo no excepcional el recurso a las consultas o referéndums para dirimir cuestiones internas controvertidas

 

- En materia de comunicación interna, se han de establecer cauces permanentes de contacto y debate entre los militantes y simpatizantes de IU a través de plataformas digitales para PC y móviles.

 

- En el ámbito de la coherencia entre nuestro discurso y nuestra práctica, hay que estavlecer un cófigo de buenas prácticas (medioambientales, financieras, sociales) para la gestión de nuestros recursos (locales, ingresos, gastos, contratación, consumo, cooperación al desarrollo, etc.)

 

 

"SÍ, PERO…": LA CLAVE PARA ENTENDER LAS ULTIMAS ENCUESTAS

grosske | 06 Novembre, 2014 19:08

"He escrito 'terremoto electoral' en Google y me ha sorprendido ver que la tercera entrada es  un post de este bloc de marzo de 2013 que, a su vez, remite  a otro de julio del 2012".   ( http://grosske.balearweb.net/post/116632 ) Esto lo escribí en octubre del año pasado  y ahora que, repitiendo la búsqueda en Google,  la expresión “terremoto electoral” está en un montón de entradas en un montón de  medios de comunicación y goza de un sinfín de padres y madres, me atrevo a expresar lo siguiente:

1.- Seguimos instalados en un terremoto electoral  aún mayor, si cabe,  porque la actual situación sociopolítica no tiene precedentes.

2.- En una situación sin precedentes,  hacer predicciones electorales es una tarea extremadamente complicada porque no es posible recurrir a las series históricas y, por tanto, no es posible apoyarse en los comportamientos pasados para  discernir comportamientos futuros. Todas las encuestas se equivocaron en mayo pasado y es insensato pensar que son infalibles 6 meses después

3.- Esto no quiere decir que estemos totalmente a ciegas; quiere decir que las tendencias electorales – que están ahí y que nos las indica el voto decidido y otros parámetros – deben ser matizadas con  un “sí,  pero” permanente :

 

- SI, el PP está siendo abandonado por una parte importante de su electorado…PERO no sabemos el efecto que, llegada la hora de votar,  pueda tener en estos abandonistas el rechazo a la/s alternativa/s que se dibujen a dicho gobierno.

- SI, el PSOE ha perdido una buena parte de sus apoyos PERO, a diferencia del PP, ha invertido la tendencia a la baja y no sabemos qué recorrido puede tener esta inversión.

- SI, Podemos ha conocido un crecimiento espectacular PERO no sabemos si esta adhesión a un concepto (las regeneración política) se mantendrá como adhesión a un programa y a una práctica política de interacción con el mundo real que, en este momento, apenas existen.

- SI, IU ha sido devuelta a la casilla de salida del 2008 por el efecto Podemos, PERO su futuro va a depender no sólo de la permanencia de dicho “efecto” sino de su propia capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias.


Mucha prudencia pues y, para mi organización, IU, mucha inteligencia y mucha audacia para hacer lo necesario

PODEMOS: PRESENTE Y FUTURO

grosske | 04 Novembre, 2014 18:00

Hace dos meses escribí un artículo titulado de manera expresamente provocadora: “IU: ¿Y si nos integráramos en Podemos?” (http://grosske.balearweb.net/post/120404)  cuya principal conclusión era, precisamente,  que no debíamos hacer nada parecido.

Lo escribí desde el respeto porque Podemos es una organización que está jugando un papel positivo en el cambio político de este país y a la que IU, por supuesto, ha de observar como un cómplice y no como un adversario.

 Pero una cosa  es ésto y otra no darse cuenta de que el deseo de aglutinar todo tipo de descontentos, no sólo electoralmente sino también orgánicamente, ubica a Podemos, objetivamente,  en un ámbito del espectro político más cercano al del PSOE que al de la izquierda anticapitalista.

A Pablo Iglesias le gusta repetir que Lenin se abrió camino con un lema sencillísimo – “Pan, Paz y Tierra” – y no con planteamientos maximalistas. Esto es cierto, sin duda, pero lo que no hizo Lenin, y ahí está la clave,  fue convertir el partido bolchevique en la expresión orgánica de todos los que sólo querían salir de la Primera Guerra Mundial, comer y acabar con la tenencia feudal de la tierra. Hubo un plus, para lo bueno y para lo malo, que nada tiene que ver con el proyecto de Podemos.

Algunos dirán que todo ésto no son más que zaranjadas teóricas y que lo importante es sacudir el árbol para que caigan las nueces. Y yo les contestaré que, con este planteamiento, caerán algunas nueces pero otras, las más preciadas para el sistema, no caerán.

La izquierda transformadora – si quiere cambiar las cosas de verdad – ha de conseguir  que este cambio sea hegemónico en la sociedad y, por tanto, tiene la penosa obligación – con toda la inteligencia y la pedagogía del mundo - de ser sincera consigo misma y con los demás a la hora de distinguir el adversario principal de los adversarios secundarios;  a la hora de explicar que  el enemigo principal no es la casta sino el sistema capitalista y a la hora de decir que éste es un sistema esencialmente depredador e insolidario en cuyo seno no caben situaciones sociales, democráticas o medioambientales realmente satisfactorias.

El sacrificio de la identidad a la oportunidad no sólo tiene consecuencias teóricas y  los dos meses transcurridos desde la publicación de mi artículo no han hecho sino reafirmarme en dicha tesis.

Mantener cohesionado lo que no lo está ya ha tenido un importante precio en lo interno: el hiperliderazgo, la utilización del sistema mayoritario y la renuncia a la síntesis entre lo diverso (el que gana la votación se lo lleva todo), la invitación a dar un paso atrás a los discrepantes  y el fortísimo centralismo de la dirección estatal.

El tema programático está aún por resolver pero los mensajes que recientemente ha emitido el líder sobre la auditoría de la deuda o la intervención de las eléctricas hacen presagiar un importante giro hacia el pragmatismo y la ambigüedad de las propuestas.

Con este programa edulcorado y ambiguo se salvará el segundo gran escollo en la trayectoria de Podemos,  pero ésto no impedirá que suceda lo que me parece a todas luces inevitable: que cuando Podemos “salga del astillero y empiece a navegar de verdad”, cuando pase el ciclo electoral  y tenga que tomar decisiones en el ámbito institucional - sobre investiduras, gobiernos y decisiones de gobierno -  la falta de cohesión política se transformará  en contradicciones imternas imposibles de superar.

No soy capaz de ir más allá en mi pronóstico pero sí quiero dejar claro que lo formulo desde la cercanía a muchas de las cosas que dice y hace Podemos y la voluntad de llegar a acuerdos en todo lo que sea posible... pero también desde el temor a que se defrauen  las expectativas de una ciudadanía que merece, por parte, de todos, esfuerzo, sinceridad y una alternativa a la actual situación que sea sólida y fiable.

Si no es así, si al PP le sucede una situación caótica y sin soluciones, tras el terremoto electoral, tras la crisis del bipartidismo y, lo que es peor, tras el intolerable sufrimiento social que estamos padeciendo, podemos encontrarnos que venga una enorme decepción y un triple salto mortal que nos devuelva a la casilla de salida. Evitarlo está en nuestra mano según intentaré explicar próximamente.

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS