Administrar


Estadisticas de visitas

LA RENOVACION DE IU: CINCO PROPUESTAS

grosske | 16 Juny, 2014 20:47

La Presidencia de IU de dia 7 de junio aprobó cosas tan interesantes como éstas:

 "Está en nuestra mejor tradición el saber hacer autocrítica... Algunos de nuestros métodos deben cambiar, de abajo a arriba y también de arriba abajo… IU ha podido ser percibida con un programa distinto y un proyecto alternativo al bipartidismo, pero en otros aspectos con un funcionamiento muy convencional, espeso, disgregado y, en ocasiones, poco ágil para la lucha social… Creemos en la necesidad de un giro hacia la “calle” y una mayor redefinición general de las relaciones con la ciudadanía, profundizar en la participación y una democracia de mayor calidad en lo interno, así como una renovación profunda de formas y métodos de relacionarnos entre nosotros mismos y con la gente"

 Es una apuesta valiente por un cambio en IU del que hablé en mi anterior post  y que, entre todos y todas, tenemos la obligación de convertir en una realidad útil para nuestro proyecto

 A continuación expongo cinco propuestas para avanzar en esta dirección pero, si me viera obligado a resumirlas en una sola, diría que, si queremos aumentar la simpatía de la gente, tenemos la obligación de mejorar nosotros primero nuestra empatía con la gente.

 

 1.- HAY QUE HABLAR DE LOS PROBLEMAS DE LA CIUDADANÍA   DIRIGIÉNDONOS A LA CIUDADANIA

 La ciudadanía está harta de que los partidos se dirijan a ella para:

 a) hablar de sí mismos

 b) hablar de los demás partidos

c) hablar de temas de la agenda política supuestamente esenciales para el funcionamiento político-institucional, pero muy distantes de las preocupaciones ciudadanas

 d) denunciar problemas sin que vayan acompañados de soluciones (la denuncia sin propuesta no sirve para avanzar, sólo para enardecer a los ya convencidos)

 Hay que hablar, pues,

 a) de los problemas de la ciudadanía

 b) de TODOS los problemas de la ciudadanía: no basta con tener respuestas programáticas para casi todo, este “casi todo” (el mundo laboral, el poder adquisitivo, la calidad de vida, la protección medioambiental, nuestros derechos como consumidores, la protección social, etc. etc.)  ha de estar globalmente  presente en nuestro discurso

 c) de forma inteligible desde el punto de punto de vista formal: hablamos para la gente, no para los otros políticos ni para los cuadros del partido más avezados ni  para periodistas resabiados

 d) de forma propositiva, es decir, acompañando el análisis de la propuesta

 e) explicando la bondad de la  ideología a partir de la bondad de la propuesta y no al revés. Los discursos autoreferenciados son de fácil digestión para los convencidos pero poco aptos para ampliar espacio social y electoral

 

 2.- UNA POLÍTICA INSTITUCIONAL  BASADA EN UN CONTRATO CLARO CON LA CIUDADANIA

 Cuando pedimos el voto, todos los partidos establecemos implícitamente  un contrato con la ciudadanía: solicitamos su voto y, a cambio, les ofrecemos hacer una serie de cosas en la institución de que se trate… o así debería ser.

 Demasiadas veces, sin embargo, el contrato resulta poco claro y con cláusulas abusivas o de muy diversa interpretación.

 ¿Nos presentamos con voluntad de gobernar o no?, ¿si es así, en qué condiciones?, ¿qué criterios vamos a tener en el momento de la investidura?, ¿estamos dispuestos a establecer alianzas de gobierno o de mayoría?, ¿qué cuestiones  serían irrenunciables en cada caso?,  ¿cuáles de nuestros compromisos son realizables en una legislatura y cuáles sólo se pueden conseguir a medio y largo plazo?

 Sin duda, es mucho más cómodo redactar un programa electoral donde todas estas cuestiones sean soslayadas y dejar a la gestión posterior del partido – con los votos ciudadanos irreversiblemente en el bolsillo – la concreción de estos “detalles”.

 Esta práctica es poco honesta con la ciudadanía y con nosotros mismos y fuente potencial de importantes conflictos a posteriori.

 Hace tiempo que IU ha apostado por una política de alianzas “laica” en la que nadie tiene derecho a solicitarnos apriorísticamente apoyos institucionales en función de supuestas afinidades ideológicas. Nuestro compromiso es, pues, con los electores y hemos de saber explicar toda nuestra actividad institucional en función de estos compromisos. Pero para que esto sea posible necesitamos salirnos de la pauta general y establecer compromisos con la ciudadanía claros y "de calidad" que, además, nos evitarán desgastes internos innecesarios

 Por aterrizar en dos ejemplos, las únicas preguntas interesantes respecto a Extremadura y Andalucía son las siguientes: ¿puede IU de Extremadura argumentar que se hacen cosas más positivas para los extremeños gobernando Monago que en otro tipo de escenario?, ¿puede IU de Andalucía argumentar que su presencia en el gobierno andaluz se traduce en medidas positivas para los andaluces que no se llevarían a cabo en caso de que ella no formara parte?. Estas son las preguntasfundamentales y las que la ciudadanía puede entender. Por tanto, quitando cuestiones esencialistas que no me parecen invocables en ninguno de los dos casos, cualquier otra pregunta y cualquier otra consideración me parece politiqueo irrelevante 

 

 3.- UN PROTOCOLO PARA LA  GESTIÓN ÉTICA DE NUESTROS RECURSOS

 Podemos aspirar al voto de personas que no compartan todo lo que decimos y a que la ciudadanía comprenda que hay diferencias internas en el seno de IU, igual que las hay en cualquier otro colectivo.

 Pero lo que es más difícil de sostener es que haya incoherencias entre lo que decimos y  lo que hacemos, entre lo que predicamos para los demás y lo que hacemos nosotros mismos. Nuestros valores han de estar presentes en nuestra práctica cotidiana porque difícilmente  podemos pedirle a la sociedad que haga el esfuerzo que nosotros mismos no estamos dispuestos a realizar

 En este sentido sería muy importante convertir en realidad la propuesta - aprobada hace algún tiempo por el CPF - de desarrollar un protocolo de gestión ética de nuestros recursos basado en criterios sociales y medioambientales . Dicho  protocolo  debería ser aplicado en todo el Estado y  desplegarse en tres ámbitos principales:

- Una política de contratación y consumo basada en criterios de sostenibilidad medioambiental, apoyo al comercio justo y a la banca ética

 - Una política de  gestión de residuos fundamentada en criterios de  sostenibilidad medioambiental

 - Un compromiso presupuestario con la cooperación internacional al desarrollo claro y definido.

 

 4.- LLEVAR LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA A NUESTRA REALIDAD COTIDIANA

 Sobre el mismo principio de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, es necesario llevar la democracia participativa a la resolución de nuestros problemas internos.

 Esto, que da para mucho escribir, puede resumirse en cinco palabras: consultar directamente a las bases.

 Hemos vivido situaciones recientes de enquistamiento interno que han afectado a federaciones enteras. Se ha analizado, por ejemplo, que tal o cual federación estaba dividida en  dos o tres bloques cuyo peso específico respectivo era de tal o cual tanto por ciento. Pero, en realidad,  estas situaciones (afortunadamente minoritarias) sólo se dan en los órganos de dirección y porque dirigentes grupales administran libérrimamente y a veces durante años los depósitos de confianza que les fueron otorgados en la última asamblea.

 Desbloquear estos enquistamientos es muy sencillo: basta definir los conflictos que están sobre la mesa y consultar a la militancia (o a militantes y simpatizantes, según el caso) sobre la mejor manera de resolverlos.

 Las consultas internas previstas en nuestros estatutos, han de ser facilitadas y utilizadas con la frecuencia necesaria y total normalidad en situaciones de confrontación interna o en cuestiones de especial trascendencia (no sólo las relativas a cuestiones institucionales).

Este criterio debe ser aplicado de forma especial a la confección de las listas electorales. No sólo debe ser sometido a consulta la designación del cabeza de lista sino que ha de quedar establecido  que militantes y simpatizantes han de tener la oportunidad de manifestarse sobre criterios y personas que han de ocupar el conjunto de las candidaturas.

 En todo caso, los métodos que den pie a disputas estatutarias y legales a posteriori y  los que se fundamenten en negociaciones hasta altas de madrugada entre familias u organizaciones territoriales han de pasar definitivamente a la historia

  

5.- REVISION DEL CODIGO  ETICO DE IU

 IU tiene un código ético más estricto que el de la inmensa mayoría de las organizaciones y, por supuesto, que el de las organizaciones mayoritarias.

 Sin embargo, sigue siendo un código ético insuficiente porque sigue demasiado pegado a la peripecia judicial y a los casos más flagrantes de corrupción.

 Un código ético ha de sustentarse, como su propio nombre indica, en un juicio ético que vaya mucho más allá de las cuestiones penales y que, a la vez, sea administrado de manera mesurada y con las debidas garantías.

 El caso reciente de un portavoz parlamentario autonómico constituye un buen ejemplo de cómo un cargo político puede hacer las cosas mal sin necesidad de incurrir en las prácticas corruptas más al uso y de cómo una gestión del asunto pegada al formalismo de un código ético manifiestamente insuficiente puede ocasionar un grave daño a nuestra organización

 En este sentido, es necesario ejecutar cuanto antes la propuesta de revisión de nuestro código ético que aprobó el CPF poco después de la celebración de nuestra X Asamblea

LA OPCION GANADORA: + CONVERGENCIA y +RENOVACION

grosske | 01 Juny, 2014 18:21

  POR UNA OPCION GANADORA: RELANZAR LA POLITICA DE CONVERGENCIA Y  RENOVAR IU

 

I.- Las elecciones europeas: una puerta abierta a la derrota del neoliberalismo

Las elecciones del pasado día 25 de mayo han de ser valoradas de forma muy positiva por dos razones principales:

- Por el importante retroceso del bipartidismo que parece apuntar a un agotamiento del capital político y de confianza generado por este modelo en los últimos decenios

- Por el importante avance de IU-La Izquierda Plural y los buenos resultados de Podemos. Con cerca de un 20% de votos, la  izquierda alternativa en España se convierte en puntera dentro de Europa, por detrás de Syriza y ligeramente por encima de Portugal.

La principal y más positiva consecuencia de estos resultados es que abre la puerta a que las cosas cambien de verdad en España y en el Sur de Europa. La derrota del  austericidio y de  las políticas neoliberales está hoy mucho más cerca que antes.

 

II.- Algunas debilidades de la nueva situación

Nada garantiza que las tendencias electorales del 25-M vayan a continuar de la misma manera  en posteriores comicios : en las elecciones europeas ha habido casi un 60% de abstención y estamos ante una situación política volátil y difícilmente predecible

Un 20% de votos es un apoyo electoral muy significativo pero insuficiente para dar un vuelco a la actual situación

Podemos, por razones obvias, se enfrenta a una ardua y complicada tarea de consolidación política y organizativa.

IU ha demostrado tener limitaciones, tal y como se expondrá a continuación, que es necesario superar

Por último, sería ingenuo pensar que el stablishment político, económico y mediático va a tolerar pasivamente nuestro avance: es de esperar una gran ofensiva a todos los niveles para reconducir la situación

 

III.- Las debilidades de IU: una lectura autocrítica de los resultados

IU debe sentirse satisfecha y orgullosa por haber triplicado sus votos en cinco años y por haberse situado como tercera fuerza política del Estado.

Sin embargo, a satisfacción por el éxito electoral de IU no puede impedirnos constatar que ha habido mucho voto descontento con el bipartidismo que IU no ha sido capaz de convertir en un apoyo explícito a nuestra organización

Esta situación no obedece a causas superficiales, no tiene por qué ser pasajera ni se corrige con una maniobra por arriba  que se concrete en una coalición electoral con Podemos

Es verdad que IU ha hecho una magnífica tarea en el ámbito de los movimientos sociales y que la Izquierda Plural es la expresión de una política de alianzas partidistas globalmente exitosa. Pero esto, como recuerdan los textos de la X Asamblea, no es más que una parte de la construcción de una alternativa ganadora.

"… construir una opción ganadora en la línea de las experiencias que hemos reseñado [Syriza], una opción con la que se sienta representada una mayoría del tejido social, exige algo más: exige credibilidad; exige generar confianza; exige un discurso político dirigido hacia fuera y hacia la mayoría; exige aparecer como una fuerza política alejada del sistema bipartidista y absolutamente centrada en los problemas de la ciudadanía; exige determinación, generosidad e inteligencia en la dirección de los procesos"

 

Sin embargo, confiados en las buenas perspectivas electorales y en el hecho de que nuestra posición hegemónica en la izquierda alternativa era inalterable (creencia que la irrupción de Podemos ha desmentido) no nos hemos dado cuenta de hasta qué punto las demandas de regeneración política exigían una redefinición general de las relaciones con los ciudadanos, una democracia de mayor calidad y una diferenciación clara respecto a los demás… y este mandato de renovación de la propia IU se ha llevado a cabo de manera muy insuficiente

Esta es la razón por la que IU  ha sido percibida por la ciudadanía como una formación distinta en cuanto al programa pero muy parecida a un partido convencional en numerosos aspectos entre los que podemos apuntar los siguientes: una expresión del discurso poco fresca, demasiado convencional y poco emocional; un discurso político poco diverso y que, en la práctica, no atiende suficientemente muchas sensibilidades; una acción institucional que demasiadas veces ha aparecido más centrada en la práctica del esgrima con el resto de partidos que en  los intereses de la ciudadanía; un funcionamiento interno espeso y aburrido, en algunos casos insano, con exceso de verticalidad, poco participativo en lo interno y poco abierto al exterior; una escasa capacidad y/o voluntad de resolver los problemas internos por el sencillo medio de dar la voz directamente a las bases; una  gestión de la confección de la candidatura europea caracterizada por un incumplimiento mayoritario del proceso participativo aprobado “in extremis” por el CPF y generadora de un conflicto interno que saltó al exterior a pocas semanas de las elecciones (un buen ejemplo, por tanto, de hasta qué punto IU sigue prisionera de determinados procedimientos que es imprescindible superar)

Las primarias abiertas a simpatizantes y votantes  son importantes pero está muy lejos de ser el único elemento funcional que IU debe corregir.

 

 

 

IV.- Las tareas de la nueva etapa

Considerando las expectativas que han abierto las elecciones y si nos situamos en la perspectiva de la ciudadanía - que es la perspectiva en la que debemos situarnos siempre -la  pregunta  fundamental que se impone es la siguiente:

¿qué hay que hacer para que IU y el conjunto de la izquierda alternativa consiga sus objetivos estratégicos?

 Los principales retos (aunque no únicos) en este ámbito son dos:

            a) Que se produzca un proceso de convergencia en la izquierda alternativa lo suficientemente profundo para presentar a la ciudadanía un proyecto coherente, creíble e ilusionante y, por tanto, con posibilidades de ganar

            b)  Que IU realice los cambios necesarios para mejorar significativamente su conexión con la ciudadanía y su influencia social y electoral

 

a) El relanzamiento de la convergencia social y política

Nuestro objetivo estratégico ha de ser el que señaló la X Asamblea: generar “un Bloque Social y Político dispuesto a gobernar desde el interés de la mayoría social trabajadora para que el pueblo tome en sus manos su propio destino

 

La convergencia ha de producirse, pues, con otras fuerzas políticas, con la sociedad organizada y con la ciudadanía en general.

La convergencia ha de girar en torno a propuestas programáticas y esta coincidencia programática ha de ser suficiente para convencer a la ciudadanía de que hay alternativa, de que ésta es viable y de que ésta es conveniente.

La convergencia debe hacerse desde abajo, con las organizaciones y con la ciudadanía

IU debe poner en valor y cuidar los acuerdos ya alcanzados con las  formaciones políticas que han formado parte de  la Izquierda Plural pero, por supuesto, ha de intentar ir más allá:  con Podemos sin duda - siempre respetando sus procesos internos - y también con otras  fuerzas políticas

Las coaliciones preelectorales han de ser, en este sentido, elección por elección y circunscripción por circunscripción y  la consecuencia de la coincidencia programática. Dicho de otro modo,  las coaliciones acordadas o frustradas por arriba, más pensando en los intereses de cada partido en presencia que de la ciudadanía, son manifestaciones de la vieja política que es necesario superar.

 

 

a)    La realización de los cambios necesarios para que IU mejore significativamente su conexión con la ciudadanía

La renovación de IU debe recibir un primer impulso rápido y contundente a corto plazo: no tenemos todo el tiempo del mundo. No obstante, la manera como este impulso se lleve a cabo también ha de ser consecuente con el objetivo perseguido, es decir, ha de ser el fruto de un proceso de abajo arriba y no de arriba abajo 

 

Teniendo en cuenta ambos factores, se propone abrir, con carácter inmediato, un proceso participativo, en el seno de IU,  dirigido hacia sus propias organizaciones territoriales y sectoriales, a sus militantes, simpatizantes y al conjunto de la ciudadanía con el objetivo de recoger propuestas relativas a

 

a)    la mejora de la manera de relacionarse con la ciudadanía

b)    la mejora de la política de comunicación y la acción política en general

c)    la implementación de mecanismos de participación directa de nuestros simpatizantes en determinadas decisiones colectivas y en nuestra acción política

d)    la mejora de nuestra acción institucional para hacerla más cercana a la ciudadanía

e)    la feminización de IU

f)     la democratización y apertura de los procedimientos para  la nominación de candidatos

g)     la mejor manera de gestionar políticamente nuestros conflictos internos (más allá de lo que son las garantías estatutarias) dándole voz directa al conjunto de la militancia

h)    la mejora de nuestro código ético para hacerlo más útil y resolutivo en la resolución de situaciones que dañan la imagen de la organización

i)      la introducción de prácticas que incidan en la realidad concreta y representen nuestros valores y objetivos políticos

 

La resultante de este proceso participativo - que ha de ser transparente y horizontal  - se ha de traducir en medidas y acuerdos ejecutivos después del verano por un procedimiento solemne (Consejo Político Federal ampliado o Conferencia)

 

 

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS